Cuando se te ocurre una idea para poder llevar al papel, bien sea en forma de relato, aventura o módulo de rol, necesitas un escenario donde presentarla, tu mundo fantástico o una región del mismo donde ocurrirán todos los eventos.

Muchas veces, ya tienes una idea de dónde va a ocurrir, si es en una ciudad, o en una región pequeña, o en todo un continente. En el caso del rol, ese escenario inicial ya es conocido pero a grandes rasgos, cosa que ayuda a medias porque si quieres o tienes que seguir lo ya presentado, te limita posibilidades creativas.

En ambos casos, ya sea algo que comienzas desde cero o un setting, ambientación de rol, ya conocido, tienes que hacer un trabajo de creación y para ello te voy a presentar doce aspectos a tener en cuenta

Y voy a partir de la base de que comienzas desde el infinito vacío, como Eru Ilubatar (y tantos otros, sea dicho de paso).

¿Tu mundo es como la Tierra?

Esta pregunta es importantísima.

Muchas veces, al comenzar en la creación de una ciudad o una provincia, empezamos a escribir cómo son las casas, dónde está, cuántos pueblos hay cerca, si hay otra ciudad en la región, etc. 

Y todo lo hacemos desde la idea asumida de que estamos en un planeta IGUAL al que vivimos. Luego toca, por ejemplo, pensar en monstruos o plantas especiales y pueden comenzar ahí las dudas.

Por eso necesitas hacerte la siguiente pregunta: ¿el planeta es la Tierra en algún momento de su evolución? ¿Es un planeta igual pero no la Tierra?

De este modo puedes sentar unas bases de cara al trabajo posterior. Si es igualito a la Tierra, aunque no sea ella misma, gran parte de los siguientes puntos los tienes resueltos.

Si no lo es o difiere en algo (por ejemplo, dos soles gemelos en vez de uno), habrá que saberlo y tenerlo en cuenta.

Sistema solar

Necesitas saber si el planeta se encuentra en un sistema donde hay un sol o hay varios, si está cerca o lejos de alguno, si hay más planetas. Incluso si hay cinturones de asteroides y su cercanía al planeta.

Todo esto, aunque parezca que son detalles dignos de la ciencia ficción, son útiles para tu mundo fantástico, porque podrás saber qué ven los seres del mismo por el día y por la noche, si se pueden dar eventos tipo cometas o caída de asteroides, si hay lunas o no, y cuántas.

Todo son detalles que seguro serán de utilidad o incluso de necesidad más adelante.

Distancia entre el planeta y su o sus estrellas

Esto te puede llevar poco tiempo o mucho, depende de lo que quieras liarte pero es importante saberlo. En todo sistema estelar con planetas hay una zona llamada zona habitable. En este lugar, si hay algún planeta en su interior, tiene altas probabilidades de tener vida. 

Si no te quieres liar, considera que está en medio de esa zona y que le llega la radiación suficiente para poder vivir de forma cómoda, vamos como la Tierra. Si lo que quieres es algo diferente, plantéate que esté cerca del límite inferior o cerca del límite superior, ahí tendrás unas temperaturas medias diferentes y una radiación lumínica diferente.

También es importante saber si orbita a una o más estrellas, como el muy conocido caso de Tatooine, o puede darse que cada tiempo X aparezca un segundo sol en el cielo porque las estrellas son binarias pero separadas y el planeta sigue a una de ellas. O incluso, aún existiendo tres estrellas que nunca se vean como soles porque se encuentran muy lejos.

Aquí también sería interesante saber cuánto tiempo dura el día y cuántos días, el año. Para ti, lo puedes medir en horas, ya tocará ponerlo de otra forma.

Este es nuestro sistema, pero no todo tiene que ser así.

Características generales del planeta

Ya nos acercamos más y necesitas tener controlado de forma clara varios puntos como tamaño, forma, inclinación si tiene, giro, satélites, distancia de los mismos, tipo de atmósfera, presencia de agua o no, si tiene movimientos internos o no (tectónica de placas), climas… 

Todos estos y algunos más son datos que muchas veces, al pensar en tu mundo fantástico, están interiorizados tanto que los presupones, pero por ejemplo, ¿qué pasaría si hay muy poca agua en superficie, no hay luna y la temperatura media es de 8º C porque se encuentra lejos del sol blanco que tiene en el firmamento?

Esta premisa que acabo de presentar, solo cambiando cuatro parámetros con respecto a la Tierra, da lugar a un mundo muy diferente al conocido y habitual en los escritos.

También tienes que plantearte el tipo de vida que hay en este planeta.

 

Evolución del planeta

Puede valerte saber solo cómo están los continentes (si los hay) o las islas, montañas y depresiones de tu región ahora, pero hacer un pequeño esbozo o un par de líneas para decir si hay deriva continental, si antes todo era un único continente o siempre han sido masas de tierra separadas, puede ser interesante.

Todo lo anterior lo tienes en cuenta si hay más agua que tierra emergida. Si no, se puede considerar la presencia de nuevas cordilleras, conjunto de volcanes activos. Datos que pueden ser útiles para más tarde, como por ejemplo dónde poder poner depósitos de carbón mineral o metales como hierro u oro.

 

Región de la historia o aventura

Puedes seguir construyendo todo el globo planetario si quieres, pero te interesa aterrizar cuanto antes para poder escribir o jugar y siempre será mejor elegir una zona concreta de todo lo pensado. 

Si por el contrario eres de los que no te lías tanto y después de considerar un planeta redondo, has dicho «Aquí mismo», pues puedes haber tenido los puntos anteriores en mente pero poco desarrollados y no necesitas elegir lugar, lo tienes.

Este lugar debería ser lo suficientemente grande como para poder desarrollar lo que tienes en mente. De ese lugar ya sabes, cantidad de agua, geografía, atmósfera, luz, duración del día y otros detalles. Ahora toca concretar.

 

Mapa

Tema controvertido. Sí, no, total, parcial, detallado, esbozado. Aquí, como en todo, pero con especial atención en este punto, cada persona actuará como más cómoda se sienta. 

Mi consejo, esbozar unas líneas. No es un mapa para enseñar a la gente, es una ayuda para poder escribir mejor. Ya llegará el momento de hacerlo bonito si es necesario.

 

Localización de elementos geográficos

Hemos centrado el foco y toca definir la presencia y localización de montañas, cadenas montañosas, colinas, acantilados en costas, posibles planicies y mesetas. También la línea de costa. 

Para ello te puede ayudar mucho el trabajo previo sobre movimiento de placas y evolución de la superficie terrestre a lo largo del tiempo. Te puede dar pistas si hay colinas, volcanes inactivos o activos, cadenas montañosas nuevas o viejas.

También toca poner los ríos y lagos. Si tenemos hecho el trabajo previo, sabrás dónde ponerlos con facilidad. Si no, es posible que cometas errores.

O también poner lo que necesites y luego ya se pondrá todo lo de fuera de la región.

 

Pensar en flora y fauna

Como seguro que en tu mundo fantástico hay una gran diversidad de plantas, animales y monstruos, es muy complicado crear listas de todos para todos los lugares, pero para una región pequeña, no, y es lo que toca. 

Piensa qué características climáticas tiene esa región y crear una lista de flora y fauna salvaje que pueda vivir allí. Si has trabajado los climas antes, sólo tienes que buscar información sobre él. Después identifica qué ser vivo es presa de quién y así tendrás una cadena trófica.

Entramos en lo antes comentado, si es la Tierra o tenemos el trabajo hecho antes y no cometeremos errores como poner un oso polar en un bosque tropical… a no ser que eso no te preocupe mucho este detalle o seas fan de los guionistas de Perdidos.

Presentar las especies inteligentes

Ya has avanzado bastante, tienes el cielo, la tierra, el aire, el agua, las plantas, los animales… toca las especies inteligentes.

Ahora es el momento de presentar a los seres que interactuarán en la historia: los humanos, elfos, gnomos o lo que tengas pensado. Es interesante saber, entre otras muchas cosas, cuántos pueden vivir en la región, si estaban ya allí y han llegado otros, tipo de alimentación, y si son nómadas o sedentarios.

Necesitarás conocer más de ellos, pero eso será más tarde.

 

Asentamientos y comunicaciones

En este paso tendrás que decidir de forma muy somera el nivel tecnológico de la región o los niveles tecnológicos de cada especie. No es lo mismo tener caminos de tierra nivelados a caminos asfaltados, lisos y pintados.

También el nivel tecnológico podrá decirte cómo hacen las casas (y más cosas pero por el momento nos quedamos con eso), cosa que te definirá qué aspecto tendrán los asentamientos. 

Ahora toca localizar pueblos, aldeas, campamentos, ciudades, caminos, carreteras. 

Un consejo: los caminos tienen como fin conectar dos puntos, así que al menos, en los extremos ha de haber cosas de interés para que los viandantes recorran el camino.

 

Recursos naturales

El consejo de los caminos tiene relación con esto. Ahora toca poner bosques y algunos como fuente de madera, prados y terrenos cultivados si son sedentarios, puertos fluviales, minas y explotaciones mineras.

Para esto último, o lo pones donde te convenga y más tarde lo tienes en cuenta, o si has pensado en el punto anterior de deriva continental y evolución del planeta, te será fácil saber dónde poner esos metales.

 

Nivel tecnológico

Si antes has pensado qué nivel tecnológico tiene la región, ahora podrás afinar más, definiéndolo por culturas. Así podrás saber qué tipos de herramientas tienen para realizar la explotación de recursos, si tienen tecnologías como la navegación o no, tipos de armas y armaduras, transportes, fuente de energía.

Todo esto sin entrar en la presencia de magia o no, cosa que ahora no vendría mal pensarlo.

Y con estos doce puntos, tu mundo fantástico o región está bastante definida. Se puede profundizar en todos estos puntos lo que uno quiera, apetezca o necesite. Pero esto no termina aquí, quedan muchos aspectos socio-políticos y culturales, pero eso ya es otro cantar.

 

Y tú que has llegado hasta este punto, ¿cómo comenzarías tu mundo, desde el sistema solar o desde la región?

 

Subscribe

* indicates required
Temas de tu interés (puedes elegir varios)