Blog en donde puedes encontrar un maridaje entre la creación de mundos, rol, fantasía e historia. Un lugar donde descansar con tranquilidad.

Etiqueta: Worldbuilding

Midian: Orografía y Geomorfología Como pasar de fallas a paisajes

Ya hemos visto que la superficie de la tierra y del planeta que estemos creando tiene una estructura dinámica a la que se le puede atribuir la presencia de elevaciones en la corteza y hemos conocido un poco cómo funciona esa dinámica. Ahora vamos un pasito más adelante, explicamos cómo se forman esos montes realmente y luego qué les pasa a lo largo del tiempo, vemos un poco de orografía y geomorfólogia.

Tenemos que conocer y asumir que la Tierra lleva aquí mucho tiempo, dando lugar a muchos y múltiples cambios. Estos cambios son tanto de localización de los continentes como de sus formas, así como la presencia de unos mares y océanos que luego desaparecen. Todo esto significa muchos choques y roces de placas, con lo que conlleva, es decir, que en cada era se han ido formando elementos elevados que con el tiempo han ido evolucionando, envejeciendo para dar paso a otros elementos, otros paisajes.

Algo que me ha costado darme cuenta es que el mapa del mundo que conocemos y vemos en todos los lados, es una instantánea del tiempo geológico, es decir, es una foto de un momento determinado y que almacena en ella la historia anterior en forma de cordilleras, montes, océanos, mares y otros elementos. Si intentamos explicar la presencia de algunos montes con la distribución de las placas tectónicas actuales, no podemos y eso nos lleva a confusión. Un ejemplo claro de esto en España es la cordillera Cantábrica, una estructura lineal que sigue la costa norte de la península Ibérica, ¿Cómo se ha formado? no hay ningún borde destructivo ahí ahora.

¿Las habrá formado el viento y el agua?, pues no, son estructuras anteriores a la actualidad. El Himalaya si que lo podemos explicar ahora, pero otras no. Por eso, teniendo presente esta idea, podremos ubicar mejor las montañas en nuestro mundo, y quizás con un poco más de libertad.

Seguir leyendo

Midian: Tectónica de placas O ¿Qué demonios hace esa montaña ahí?

Después de tratar aspectos como atmósfera, precipitaciones, agua, corrientes, mareas y vientos, el paso lógico desde mi punto de vista sería zambullirme en los climas, que son el resultado de la combinación de los efectos de todo lo antes presentado, de forma que podríamos saber de forma general qué temperatura media habría, régimen de vientos y lluvia, para poder pensar en la flora, fauna presencia de seres inteligentes, tipos de economías iniciales y posteriores, recursos presentes, etc. Pero, queda algo por presentar que influye en todo lo anterior y es la tierra emergida, su orografía. Es decir , cómo es la tierra que no está bajo el mar, cuales son sus montañas, mesetas, valles, costas y como se puede disponer los ríos y lagos según lo anterior. Y para ello, hay que conocer la tectónica de placas del planeta, tomando como referencia nuestra propia Tierra.

Estructura de la bola de roca

La bola de roca en la que estamos metidos es un planeta con un núcleo fundido y en movimiento, además tiene capas denominadas, núcleo, manto y corteza. Información básica de EGB. Si nos fijamos en la corteza, vemos que es eso, un pequeño trozo de roca que está sobre otro tipo de roca, que tiene diferentes espesores y que no es continua. También en su superficie hay diferentes alturas, cosa que ha provocado la existencia de mares, océanos y tierra emergida.

Poniendo el foco en la superficie emergida, podemos ver partes de la misma muy altas, otras a nivel del mar, otras más o menos altas y algunas hasta por debajo del nivel del mar. Y rugosa, con salientes… que si nos acercamos, vemos que se traducen en colinas, mesetas, montañas, cordilleras, cadenas montañosas, valles. Todo esto es consecuencia de dos factores:

  • La tectónica de placas.
  • La climatología.

Yo veo estos factores como sigue: la tectónica es el constructor de superficies brutas y la climatología es el modelador de estas superficies. Geomorfología de Primero de carrera.

Seguir leyendo

Midian: Movimientos de los océanos Mareas y corrientes

En las anteriores entradas de Worldbuilding hemos hablado sobre la atmósfera, los vientos, las precipitaciones y en esta vamos a comentar algunas cosas sobre una parte importante del planeta, el agua superficial no continental, los océanos y los mares.

En un planeta con capacidad para tener agua líquida en superficie, ésta se acumula en las zonas bajas de la corteza, de forma que si hay una alta cantidad de agua, ésta da lugar a grandes extensiones de agua. Esta agua rodea a las zonas más altas de la corteza, generando así la tierra emergida o los continentes.

La composición de estos mares y océanos, en su base es agua pero sabemos que tiene una serie de sales disueltas, que eso es lo que le proporciona el sabor salado y le da las características que tienen los océanos, que es la diferente densidad del agua dependiendo tanto de la concentración de sales como de la temperatura.

Pero toda esta agua no se queda quieta, sino que tiene movimientos y estos movimientos se definen como mareas y corrientes marítimas u oceánicas. Los diferentes factores que intervienen en ese movimiento son, la presencia o no de satélites, la rotación y traslación del planeta, la cantidad de energía lumínica que incide, los vientos y la cantidad de tierra emergida, además de la concentración salina.

Seguir leyendo

Un año de blog

En un par de días, este blog creado para hablar de literatura y libros en sus entradas, va a cumplir un año de existencia.

Lo primero que quiero decir es que el año 2019 ha tenido varios eventos importantes y un par de ellos podía haber pesado para dejar de actualizarlo, pero por otro lado mis ganas de escribir, de aprender sobre la escritura, de mejorar y de tener un sitio donde poder expresarme, han hecho de contrapeso como para mantenerme.

Y estoy contento.

Ahora bien, toca intentar ver un poco qué ha sido este primer año. Al ser el primero, no habrá con qué comparar pero igual puedo empezar a ver tanto lo que gusta a la poca audiencia y lo que habría que pensar en no repetir o comprobar en otro momento si de verdad no convence.

Seguir leyendo

Midian: Elementos climáticos Humedad y precipitación

Seguimos avanzando en cuanto a la creación de Midian. Ahora nos paramos un momento en varios elementos climáticos que todavía no hemos tratado, que son la humedad y la precipitación.

Partiendo desde la idea de que todos ellos tienen una relación con la propia atmósfera del planeta, estos elementos, cada uno por su parte, contribuirán en la construcción de los diferentes climas que pueda tener Midian.

Humedad

Este concepto no solo se puede aplicar a la existencia de vapor de agua en la atmósfera, sino que también podría utilizarse, si se diesen las condiciones adecuadas, para vapor de nitrógeno u otros elementos que se pudieran encontrar en estado líquido y gaseoso.

Pero ese no es el caso de Midian. En este planeta ya se ha comentado que hay grandes masas de agua, por lo que la humedad que haya en el ambiente es generada por la cantidad de vapor de agua que contiene el aire.

Esta humedad es importante porque en determinadas condiciones, puede condensar y generar precipitaciones. Vamos que si no varía la cantidad de vapor de agua en el aire, no hay lluvias que valgan.

Esta variación depende de la temperatura del ambiente y de la cantidad de agua que ya hay en ese aire.

Seguir leyendo

¿Vino o Cerveza? dudas de un constructor de mundos

Comenzamos en nuevo curso con una entrada mixta, donde intentaré explicar una duda que me ha surgido con referencia a las bebidas alcohólicas y la importancia que puedan tener este tipo de detalles en la creación de mundos.

En medio del verano he terminado los cursos de Escuela de Escritores en los que estaba embarcado, véase: Pensar tu novela, Pensar tu novela histórica y Psicología del Personaje. En dos de ellos han surgido ideas que tienen base para poder desarrollar (algunos diría que son ideas con chicha), estando una de ellas está directamente relacionada con un objetivo que tengo a corto-medio plazo que consiste en escribir una novela corta histórica.

Origen de la duda

Me encontraba escribiendo la misma escena con tres tipos de narradores diferentes para intentar decidir qué narrador le viene mejor a la historia (ejercicio propuesto en el curso de Pensar tu novela histórica), cuando me entró una duda: ¿qué bebían en las tabernas, vino o cerveza?. De forma instintiva elegí vino, puse una nota tipo “revisa esto” y seguí con el experimento. La escena se localiza en Palestina alrededor de 1145, en los reinos cruzados de Outremer con un protagonista occidental, nacionalidad todavía no determinada.

La cuestión es que la duda se había acantonado en esa parte del cerebro desde donde se acantonan los pensamientos, dudas, ideas y es complicado sacarlas a no ser que te centres en su resolución, por lo que al final decidí prestarle la atención que me demandaba.

He empezado rebuscando información en los libros de historia que tengo como consulta referente pero éstos poco hablan de bebidas, se centran más en si Fulanito gobernó Turruncón o Menganito se lo cepilló porque no le gustaba su barba, por lo que de poco me han servido para este menester, pero algo si que he sacado y ha sido una relación de los cultivos de la región, sabiendo de esta forma que tanto la uva como la cebada, trigo, manzanas y otros frutales estaban presentes. La materia prima estaba en la zona.

A esta imagen le falta una mano apareciendo por la parte superior derecha

Ramificación de dudas

Esto me llevó a otra pregunta ¿qué bebían las clases nobles? ¿vino, cerveza? ¿y el resto? Estas nuevas incógnitas me desviaban un poco de la búsqueda inicial, pero tenía su interés. Prosiguiendo, el vino es un producto de fermentación… espera, otra duda ¿y las bebidas tipo whisky, las de destilación? En esa época ya se conocía el proceso destilatorio, ¿no podrían estar presentes de alguna forma? Pues no, el proceso de destilación alcohólica para conseguir un resultado refinado y de consumo masivo más allá de preparados especiales y concretos realizados a modo de medicinas, se dio más tarde. Bien, ya hemos aclarado algo.

Volvemos al vino. Es un producto de la fermentación del mosto de uva, su conocimiento es desde hace mucho tiempo, se data en la Edad del Bronce. Esto implica que para 1145, la producción de vino en casi cualquier lado es conocida y realizada. La siguiente pregunta es ¿y quién lo tomaba? ¿todo el mundo? ¿solo unos pocos? A esto la respuesta que encontré me ha parecido curiosa y además interesante. La uva recogida sufría varios prensados y los diferentes mostos, de mayor calidad a menor calidad, se reservaban para las diferentes clases sociales, de forma que el primer mosto era para los vinos de la nobleza y el resto de mostos, para las demás clases sociales, llegando a servirse casi vinagres en tascas de mala muerte y para la gente más pobre.

Otro detalle es la forma en la que se preparaba el vino, una vez fermentado. Para las clases altas, ese mosto fermentado era servido mezclado con agua o diferentes especias como pimienta, jengibre, clavo, cardamomo, nuez moscada, azúcar, así como caliente o frío. Para las clases medias y bajas, lo normal era tomarlo con agua, bajando así el grado alcohólico y haciéndolo más suave, menos seco. Las especias, dependiendo de la capacidad adquisitiva de la taberna o de la familia, alguna especia podía añadir pero poco la verdad. El tema de aguar el vino era común y normal, por lo que las quejas no serían por no tener agua, sino por aguarlo tanto que casi no sabría a vino, cosa es que, en más de una tasca ocurriría. La consecuencia de demasiada agua en el vino era que el personal no se emborrachaba, pero eso no gustaba y por tanto, el tabernero que abusaba del agua en su vino, no era bien visto.

Por el otro lado, había casas nobles que llegaban a tomar el vino sin ni una gota de agua, por lo que consideraban al vino como una bebida seca y era un signo de riqueza, amén de las especias que pudiesen añadir.

Agua, rica agua…

Un detalle a tener presente es el agua. El uso y disfrute del agua para beber en esas épocas no era como ahora, que casi no nos preocupamos del estado de la misma. El agua, si no era de manantiales o de pozos, donde ya se ha dado un proceso de filtrado, es un elemento muy peligroso para la salud. En 1145 una colitis que actualmente tratamos con unos yogures y un fortasec, te llevaba al hoyo casi seguro, por lo que el uso de agua era controlado y debía ser agua hervida o de pozo. También es verdad que el grado de alcohol del vino puede ayudar a reducir la carga bacteriana y las tripas de la época también eran más robustas que las actuales. Pero era un factor a tener presente y otro detalle que he leído a raíz de la búsqueda de bebidas fermentadas, es que el vino solía ser común en zonas con relativa urbanización, las bebidas fermentadas más comunes en regiones de campesinos aisladas o donde no podría llegar una barrica de vino medianamente sana, era la sidra.

Bien, por lo leído e investigado me había hecho una idea, me encontraba satisfecho, hasta que noto un toque en el hombre (mental, realmente) y al prestar atención a esa llamada, una idea con cara de pocos amigos me dice ¿y qué pasa conmigo, majo? ¿qué pasa con la cerveza?. Ups, cierto.

El zumo de cebada

Cervezaaaa……

La cerveza, fermentado de cebada o trigo, bebida de las abadías y del norte y centro de Europa, bebida muy pero que muy popular entre germanos, normandos, ingleses, daneses, vikingos de los nortes… vamos, la bebida del norte. Después de leer un poco sobre el origen de la misma, la forma de producirla, su almacenaje, su forma de beberla, me he quedado con dos detalles que son muy importantes. El primero es que la cerveza artesana, es decir la cerveza que se hacía en esa época y actualmente se denomina artesana, era un precioso caldo de cultivo para hongos y bacterias sin no se cuidaba bien y el otro detalle, que en la actualidad a la cerveza conercial se le aplica un proceso productivo llamado pasteurización. De esta forma se elimina todo tipo de vida en el caldo y éste queda estéril.

En 1145 no había pasteurización que valga, por lo que la caducidad de la cerveza era mucho mayor que la del vino y me imagino (porque no lo he investigado) cercana a la de la sidra. Además todavía no estaba normalizado el uso del lúpulo como aditamento para equilibrar su sabor. ¿Y todo esto que significa? Que es una bebida muy centrada en una región de la tierra donde hay una serie de condiciones climáticas y culturales que la hacían prevalecer frente al vino, además de su caducidad. Por lo que en Palestina, beber cerveza, o es producida en alguna región donde habría norteños viviendo, como por ejemplo en el principado de Antioquía, o era muy difícil, por no decir casi imposible que estuviese en cualquier tasca del reino.

Llegados a este punto, ya estaba satisfecho, tenía la respuesta para la escena y realmente, para toda la novela… en cuanto a esto. Ya iba a dar carpetazo al tema cuando, como no, una cuestión me asaltó con nocturnidad y alevosía. Todo muy bonito, pero, ¿no te has dado cuenta que es una región principalmente musulmana?

Y vaya que si. Creo que es bien sabido que las sagradas escrituras musulmanas dejan clarinete que beber vino y jugar a juegos de azar son dos acciones consideradas como pecado, por lo que un buen musulmán debe abstenerse de eso. No voy a entrar en si era algo seguido con rigurosidad o no, pero lo cierto es que los gobernantes musulmanes, entre sus súbditos, debían evitar esas acciones. Que hubiese vino en las familias judías y negocios judíos o cristianos de la zona, seguro, pero antes de la llegada de los occidentales, dudo que fuese una bebida muy fácil de encontrar en cualquier posada. Así pues, si la acción de la novela se mueve fuera de las fronteras cristianas o fuera de poblados cristianos, tengo que cuidar un poco lo que beben los personajes.

Y ahora toca los comentarios sobre wolrdbuilding

Después de todo esto. ¿Y qué tiene que ver con la creación de mundos?

Según he avanzado en esta pequeña investigación para la novela histórica, me he dado cuenta que muchas veces en las historias fantásticas ponemos este tipo de bebidas a mano de nuestros personajes de forma un tanto despreocupada, o por lo menos tengo esa sensación. Pero, ¿alguna vez nos hemos parado a pensar cómo y dónde se produce ese vino o cerveza de nuestro mundo imaginario? ¿tiene capacidades de conservación más allá de las normales? ¿realmente es un producto de importación? ¿perecedero? ¿es un producto que tomarían de forma habitual en esa cultura? ¿es un producto exclusivo de alguna clase social o casta? ¿es utilizado en ritos religiosos? ¿hay reglas, leyes, normas o directrices religiosas que lo fomentan o lo prohíben?

Unas cuantas pregunas que pueden enriquecer un poco más nuestros mundos, aunque sea solo con detalles y con cuestiones que al final solo conocemos nosotros como demiurgos.

La necesidad de explicar

A veces buscamos la forma de explicar todo lo que tenemos pensado para nuestros proyectos, por lo que tenemos una tentación muy fuerte, a veces sibilina en la forma de actuar, que nos induce a volcar ese conocimiento en la propia historia.

Nuestro acompañante

La primera forma y la más constante que tiene ese anillo, ese deseo, de influenciarnos es mediante la insidiosa idea de “el lector no se va a enterar si no le explico que…” o “si no le describo cómo son todas las religiones, no sabrá por qué…” ¿veis por donde va este compañero? Si, lo llamo compañero porque esta necesidad de explicar nos acompañará todo el proceso de escritura, desde el minuto uno del primer borrador hasta el último segundo de la enésima corrección.

Otra forma que tiene de presentarse es más abiertamente, por ejemplo intercambiándose en tu mente por el narrador. Este caso puede ser hasta descubierto por el lector si la novela o escrito no ha pasado por manos de correctores diferentes al escritor ¿por qué?, veamos a ver si me sale un ejemplo:

Estaba viendo la escena, era horripilante. Yo, un simple guardia de la ciudad, ahí en frente, delante del ara profanada, donde estaban los restos de un hombre, de mediana edad, atado y con unas runas grabadas en la piel, runas escritas por sacerdotes rojos de Milanmar que profesaban una religión caníbal politeísta, donde cada dios se hace cargo de cada parte del cuerpo…”

Aquí, tenía tantas ganas de poder explicar qué datos había en la escena del crimen que el narrador, elegido en primera persona y enfocado en el protagonista, pasa (no se si he conseguido que sea poquito a poco) a un narrador omnisciente en tercera que casca datos sobre una religión que normalmente solo conocería un erudito. Esto puede pasar mucho y no es complicado de detectar, como he comentado antes, si hay alguien externo al escritor que lea el manuscrito.

Cuando es necesario

El mayor problema que veo a esto se da cuando aparece o se planea (según sea uno escritor de brújula, de mapa o paisajista) una parte del escrito donde es necesario presentar parte de la documentación creada durante el proceso de generación del mundo o worldbuilding porque forma parte directa de la historia, se cuela en ella. Un ejemplo claro de esto suele ser las explicaciones que da un mentor a un héroe sobre leyes, magia o cualquier otro tipo de conocimiento del mundo donde viven y que es necesario para la formación del mismo. Una forma clara de este caso y bien hecha la podemos encontrar en el primer tomo de “Nacidos de la Bruma” de Sanderson. En él, Kelsier enseña a Vin la alomancia, la magia de los metales. A no ser que el lector esté entrenado en las lides de unir palabras y analice la lectura, muy poco a poco y con un cuidado muy interesante, Sanderson te cuela las bases del sistema de magia que ha creado y también, a modo de bonustrack, un poco de como está estructurada la sociedad del Imperio final… o de todo ese reino, algo que tengo que descubrir cuando termine de leer todos los tomos de la serie.

El caso es que en esas situaciones, si se hace necesario explicar lo creado pero aquí hay que andar con mucho ojo para que nuestro anillo no meta más mano de la que debe y en vez de “enseñar solo la piel justa y que el observador haga el resto del trabajo”, ocurra que dejemos todo al descubierto y se vaya la magia a freír espárragos.

Pero ese deseo de enseñar sigue estando. Otra tentación que creo puede ocurrir, consiste en crear escenas concretas con el objetivo de explicar algo. Realmente, si no son cosas como lo que he comentado anteriormente, esas escenas suelen quedar como añadidos que por si mismas se excluyen del relato, incluso de la trama. Creo que una forma de poder detectar esto antes de que un lector beta, un corrector o editor lo vea es hacer lo siguiente: elimina la escena y pasa de la anterior a la siguiente. Si la historia y la narración es coherente, no se nota que cojea en algo, eso es signo de que se puede suprimir. Ahora bien, dependiendo de la fuerza del anillo ejerza sobre nosotros, podremos hacerlo sin problemas… o quizás no.

Una idea me ronda

Actualmente estoy en proceso formativo, además de estar manoseando una idea. Ese manoseo me está llevando a crear mundo, culturas, paisajes, orografías, magias. Aún sin tener un borrador inicial, ese deseo de contarlo todo ya está rondando, por lo que he pensado que una idea de aplacarlo puede ser crear una serie de entradas en el blog donde pueda dar rienda suelta a ese afán por contar cómo es el mundo donde se desarrolla la historia, o quizás siendo más realista, contar lo que complementaría bastante a las historias escritas, no tiene por qué ser el mundo pero si pueden ser detalles que igual en los relatos aparecen solo de pasada y un lector curioso quiera profundizar.

Entiendo que ese tipo de entradas no sean de las más populares pero tendrán la función triple de aplacar mi ansia exhibicionista, hacer músculo de escritura y presentar aspectos de los proyectos que no aparecen en ellos pero que los pueden complementar.

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!