Blog en donde puedes encontrar un maridaje entre la creación de mundos, rol, fantasía e historia. Un lugar donde descansar con tranquilidad.

Etiqueta: Fantasía

¿Era Elric el que guiaba a Stormbringer o no?

Dentro de la fantasía clásica hay una serie de novelas que uno no puede dejar de lado. Una de ellas es el Señor de los Anillos y otra es un conjunto de novelas cortas localizadas en diferentes partes de un mundo y teniendo como protagonistas a un albino, Elric y una espada, Stormbringer. Son la serie de novelas de Elric de Melniboné de Michael Moorcock.

Todas las historias se dan en los Reinos Jóvenes, pero este grupo de novelas en realidad forman parte de un grupo mayor de historias que están unidas por un mismo tema, el Campeón Eterno, y desglosa la lucha continua del Orden y el Caos en muchos universos.

Seguir leyendo

La espada del destino

 

Es la segunda entrega de la saga de Geralt de Rivia, editada por Alamut y el libro que tengo es el de tapa dura. La espada del destino llegó junto con el primero, “El último deseo” como regalo de reyes hace ya tres o cuatro años. Fueron comprados porque un amigo, del que creo que ya he hablado alguna vez, me los recomendó. Ambas portadas me gustan bastante y mirando hacia atrás, creo que te presentan un poco lo que te vas a encontrar en su interior. En este caso aparece Yennefer en todo su esplendor con un halcón en el brazo.

Conjunto de relatos

Es el segundo libro escrito publicado de la saga y como el primero, está formado por seis relatos independientes, más o menos, porque los dos últimos, están íntimamente relacionados y a su vez, unidos a uno del libro anterior. De este modo, se puede empezar a entrever cómo esos relatos van creciendo en importancia y en relaciones, creciendo y agururando las novelas propiamente dichas publicadas en esta misma saga.

En los relatos, de forma alternativa o conjunta se van repitiendo personajes que ya se nos han presentado en el volumen anterior: el descarado y “prudente” Jaskier, Yennefer, la bella, peligrosa y desgarada hechicera. Pero también hay un “invitado esrella” al final del libro aparece Myszowor, el druida, un hombre interesante para lo poco que se le va viendo.

Imagen de la portada creada por Alamut, ilustración de Alejandro Colucci.

Las historias

Los relatos son:

Las fronteras de lo posible

Esquirlas de hielo

Fuego eterno

Un pequeño sacrificio

La espada del destino

Algo más

En este caso el salto entre uno y otro no se da con un pequeño relato intermedio que pueda introducirlo de algún modos, sino de la clásica forma que hace las antologías, de golpe y porrazo, así de sopetón. Como podéis ver, no es algo que me guste.

También puedo comentaros que a la mitad del segundo, mi mente me decía eso de “termino el libro y no compro más de esta serie porque son un peñazo” pero un aire fresco vino con Fuego eterno y ya desde allí hasta el final, en volandas de ese aire. Bueno, vayamos por partes

Las fronteras de lo posible

Aquí nos encontramos a Geralt buscando trabajo y un encuentro casual nos enseña una parte de la peculiar moral o código de honor de este cazador de bichos. Al principio del relato se le plantea un supuesto dilema moral y Geralt es tajante con su posición. “Misteriosamente” ese dilema se torna realidad y podemos ver como nuestro cazador de brujas preferido se mantiene en sus trece y con ello, me atrevería a decir (igual me equivoco) que se gana un aliado. Lo otro que conocemos del mundo, es que cada vez quedan menos bichos que cazar, que los humanos están dando con todo solo por codicia (me suena de algo…) y ¡ah! Que en este mundo existen dragones.

Esquirlas de hielo

Relato que ahonda en la tumultuosa relación entre Geralt y Yennefer. En él podemos ver cómo ella tiene unos sentimientos muy fuerte, más delo que le gustaría, por Geralt pero su motivación principal (aprovecho la anterior entrada) es más fuerte y no le permite cambiar sus objetivos. Este relato, me aburrió, la verdad. Es importante para afianzar la idea en el lector que estos dos van a acabar muy mal, juntos, pero muy mal por sus frustraciones, pero a mi me aburrió soberanamente, tanto que casi dejo el libro. Hubiera sido un gran error por mi parte, pero podía haber pasado.

Fuego eterno

Por contra, este relato me pareció muy divertido, ágil, con acción y enseñando otra faceta del código de honor de Geralt. También nos presenta una ciudad y unas creencias que existen en ese mundo, además de constatar que el ser humano es un intolerante que actúa como una apisonadora frente a lo diferente o lo que no entiende.

Aquí Geralt ha de lidiar con los miedos de los humanos, con un mediano con sed de venganza y conocemos que en este mundo no solo hay elfos, enanos y medianos asimilados por la cultura humana, sino que también hay gnomos. La familia fantástica va creciendo y eso me gusta. Otro detalle de interés, es que hay más seres en este mundo que no son humanos y son inteligentes. No tienen la visión y escala de valores humanos pero son inteligentes, no son una simple masa de músculos que quiere comerse a todos. Pero aún así, si dan miedo a los humanos, han de pasar por la guillotina.

Un pequeño sacrifico

Aquí tenemos una historia de amor tipo Sirenita, pero no es de Disney, ni con la luz y los ojos de Disney.

En ella seguimos conociendo seres inteligente diferentes de los humanos, en este caso tocan las sirenas y los tritones. La historia se desarrolla en un feudo de costa donde el señor se enamora de una sirena y llevan un tira-afloja para ver quién se lleva el gato al agua. Y Geralt en medio, a modo de casamentero. Eso de no tener dinero provoca que tenga que hacer de todo el pobre hombre. Pero la historia se enturbia cuando se dan una serie de asesinatos en el mar bastante cruentos y curiosamente, después de un desplante de la sirena al noble.

Aquí la cosa se oscurece y de verdad que se oscurece porque Geralt encuentra algo que no debe ser encontrado, un sonido de campana repiqueteando desde el interior del océano, unas escaleras que van hacia el interior de una fosa abisal, unos seres de forma humanoide pero con cara de pez, armados y con fuerza sobrehumana que aparecen por esas escaleras… Bueno, no sigo porque los seguidores del que duerme en las profundidades puede que hayan pillado el homenaje que se casca Sapkowsky aquí y si no, creo que merece la pena leerlo. Por cierto, al final el gato sale del agua y cae sobre seco.

El meollo del libro

Y con estos dos relatos, “La espada del destino” y “Algo más”, llegamos al meollo del asunto. Para mi son dos relatos unidos, aunque parece que por tiempo no tienen por qué serlo, como mucho, consecutivo, pero no lo veo así.

El primero comienza con un In media res de libro, Geralt se encuentra en un marrón impresionante en un lugar que, hasta la fecha, me parece el más peligroso de toda la geografía donde discurren estas historias, el bosque de Brokilón.

Dríadas son lo que viven aquí y son seres inteligentes con una visión, moral y escala de valores muy diferente de la humana, por eso están en guerra con los hombres, pero no se rinden ni repliegan. También tienen un segundo problema, nacen menos de las que mueren. Aquí, Geralt pasa un mal rato, tanto físico como mental y conocemos una parte importante del su trama, del funesto destino que está sobre sus hombros y que le cuesta aceptar. Un destino que se forjó ya en «Cuestión de precio«, del libro anterior y que toma forma en La espada del destino con Ciril, una cría que me cae bastante bien y que se termina de forjar en Algo más.

De estos relatos no quiero contar nada porque creo importante que sean leídos sin ideas previas. Lo que si puedo decir de Algo más, que tal como está estructurado, se hace necesario un poco de esfuerzo por parte del lector para seguirlo bien.

Bueno y aquí termino esta reseña del libro, con la idea de que la historia crece en importancia y ya con el tercer libro en las estanterías.

Créditos de las imágenes:

Portada: The Witcher 3: Wild Hunt, CD Projekt todos los derechos revesados.

Imagen de Geralt y Ciril, de DeviantArt, usuario lokjaw

Segundo relato del taller

Este es el segundo relato del Taller de Escritores. Tras la propuesta, la imagen y la situación se formó rápidamente en mi cabeza, algo que normalmente no ocurre. Un detalle que me pareció divertido fue el hecho de presentarlo en la España de la Edad Media pero con su magia y su pompa. Así que me puse a mirar un poco la historia de la región en la que vivo y encontré que se podía haber dado sin problemas en uno de los muchos enfrentamientos de frontera entre el Reino de Navarra y sus vecinos, en este caso Castilla.

La muralla

Había comenzado la cuarta oleada contra las murallas de la ciudad de Viana. Los defensores estaban recuperándose todavía del último ataque cuando volvieron a escuchar las trompetas, los gritos, el silbar de flechas y rugir de rocas. Los fatigados geomantes vianeses no podían destruir todas las piedras que se lanzaban, sus fuerzas se habían desgastado a lo largo de los otros tres interminables asaltos. Las escalas volvían a posarse sobre la muralla y eran derribadas por los defensores. Garfios con cuerdas eran lanzados a la parte superior de la muralla buscando un buen asidero. La torre de asalto, esta vez sí se puso en movimiento.

Grupos de infantes castellanos guiados por un caballero, se acercaban corriendo hacia la base de la muralla para poder ascender por escalas y cuerdas. Corrían cubriéndose con escudos para evitar las flechas defensoras aunque los grupos cercanos a la torre de asedio eran cubiertos por rachas de fuertes vientos lanzadas por el cailomante de la torre.

Un disparo de catapulta certero barrió de un golpe al cailomante defensor de esa sección de la muralla.

Una escala consiguió asentarse y los que subían por ella no fueron lanzados al vacío. Eldon era el primero en subir y con un empujón de aire pudo despachar al soldado que había visto la escala. Puso pie en la muralla y lanzó dos golpes descendente a derecha e izquierda para acabar con sendos enemigos y abrir hueco. Sus compañeros empezaron a aparecer detrás de el. Uno se encaró a los enemigos de la izquierda, otro y él se encararon con el grupo que venía por la derecha. Con un golpe con la parte roma del hacha pudo noquear al miliciano y su camarada ensartó a su oponente con la espada.

El casco de metal de su compañero comenzó a arrugarse a una velocidad pasmosa, con la cabeza del pobre soldado dentro. Aún en el caos ruidoso donde Eldon se encontraba, pudo percibir claramente el sonido de los huesos al romperse y carne desgarrarse. Con un pensamiento rápido, despertó todo su metal, así tendría una oportunidad frente al geomante que se acercaba. Se encaró y con un golpe de brazo lanzó una potente bocanada de aire contra aquel semimago, pero vio cómo lo desviaba con otro gesto y notaba una brisa de aire. «Un mago. Mierda».

Por encima de ellos pasaron varias flechas incendiarias. Movió la mano apuntando a una de ellas y capturó el fuego de la punta. Comenzó a moldearlo para crear una bola ígnea. En cuanto adivinó las intenciones se puso en guardia. El fuego voló y a medio camino, Eldon giró su mano y notó como se asentaba una esfera de aire en su interior. Al instante, la bola ígnea se apagó sin hacer ruido notándose una brisa que se movía desde Eldon para llenar el pequeño vacío creado.

«Si quiero librarme de esta guerra, tengo que derrotar al mago. Solo ganando galones podré evitar la primera línea de combate.”

Primer relato del taller

Llevaba un tiempo con una curiosidad reprimida y era ¿cómo funcionan los talleres de escritura? pero simplemente ahí estaba la idea, de vez en cuando recurrente al escuchar los lunes los Relatos en cadena de Cadena SER.

Pero lo que me animó a hacer uno de esos cursos fue la decisión de formarme para poder mejorar en mi escritura y llegar a mi objetivo por un lado, además de ver que se ofertaban cursos cortitos y enteramente on-line. Ver que no había videochats obligatorios me tranquilizó ya que en estas cuestiones soy muy reservado, vergonzoso y celoso de mi privacidad.

Bueno, el caso es que después de chafardear en varias webs, me incliné por Escuela de Escritores, ya que tienen un conjunto de cursos on-line muy interesantes y que me llamaron la atención. Os pongo aquí el acceso.

El taller que cogí, ya que no sabía si el sistema de impartir o el temario me iban a convencer, fue el de Invitación a la Literatura Fantástica impartido por Alejandro Marcos y de este curso salieron cuatro, bueno cuatro más un relatillos de quinientas palabras que a lo largo del mes iré presentando en el blog.

Este primer relato es el resultado de aplicar una técnica interesante para obtener ideas para escribir, se llama el binomio fantástico de Gianni Rodari. Este autor propone, a modo de espita creativa, buscar dos palabras que semánticamene estén muy separadas, cuanto menos parecidas sea mucho mejor, después te ofrece jugar con ellas hasta encontrar una expresión que te ayude a tener una idea sobre la que escribir y por último, escribir utilizando como pieza central de la construcción ese binomio fantástico.

En mi caso ese binomio lo formé con las palabras Tao y cobalto. Tras presentar el trabajo al taller, Alejandro me hizo un apunte interesante y que creo que puede ayudar a muchas personas que quieran utilizar el binomio fantástico como fuente creativa y es que las dos palabras elegidas sean lo más concretas posibles, utilizar conceptos abstarctos suele ser difícil y a no ser que tengas suerte, como me pasó, los binomios suelen quedar etéreos.

Bueno, os dejo con el relato.

Una luz poderosa

Los trozos de metal de color gris estaban en la mesa, en un montoncito descuidado dejados ahí como si fuesen restos de comida a punto de ser tirada. Los frascos, morteros, botellas de cuello aflautado y retortas atestaban las dos mesas que tenía Estebanius en esa habitación, su laboratorio como le gustaba llamarlo. La casa, pequeña, había sido conseguida en la grandiosa ciudad de Toledo, gracias a una herencia. Montones de libros, cachivaches, marionetas, máquinas y otros objetos se encontraban por los suelos haciendo que moverse por el lugar sin tropezar fuera una hazaña. El alquimista, de mediana edad, ropajes sencillos, barba corta y cuidada, había estado trabajando duro en un preparado para conseguir, siempre según el y sus estudios, el segundo paso hacia la piedra filosofal.

Para ello necesitaba un poco de plata, un puñado de ese rico metal, virgen, sin ser trabajado. La adquisición de esa plata provocó serios problemas al orfebre local pero no podía negarselo, el Rey había dejado claro que se le facilitase todo lo que le fuera necesario, por lo que le vendió todo lo que tenía y añadió la advertencia que el mercader sajón le hizo sobre los kobolds.

Estebanius no le tomó muy en serio y ahora se estaba arrepintiendo. No sabía cómo pero uno de esos duendes malintencionados, kobolds los llamaban los sajones, había conseguido intercambiar su preciada plata por ese montón de metal inservible, ese cobalto. Su humor era de perros, ahora tendría que comprar de nuevo plata y esperar un año entero para realizar ese segundo paso de la fórmula porque, según las instrucciones del rabino que le trajo el papiro desde Acre, la plata debía estar expuesta a los rayos de la luna nueva de junius.

Y ahí estaba, frustrado, mirando el frasco con el preparado, así que descuidadamente y con bastante desprecio, tomó el cobalto y lo vertió dentro. «Ya no me sirve», pensó mientras veía cómo se hundía el metal, descendiendo por el líquido transparente como si fuese una pluma de ganso cayendo al suelo. Antes de que todo el cobalto llegase al fondo del frasco, se dio la vuelta y comenzó a andar hacia la puerta.

De repente un flash de luz golpeó su espalda e inundó de azul brillante todo el laboratorio. Estebanius se volvió a mirar qué pasaba y tuvo que cubrirse los ojos con las manos por unos instantes porque la intensidad le cegaba. Después de un tiempo, la luminosidad disminuyó. Estebanius se acercó con cautela para ver mejor qué era eso. Se percató que no había líquido en el frasco, que las lascas de metal ahora eran un poco más grandes y que palpitaban con una esencia interna, una energía azulada brillante. Una idea le vino a la cabeza y con rapidez se fue a una estantería para coger un tomo muy concreto, datado en la época de Aberroes, lo abrió buscando con ansia entre sus páginas. Encontró el párrafo que buscaba y lo leyó dos veces mientras miraba el metal azulado de reojo.

—El tao del cobalto, acabo de despertar el tao del cobalto. Su voz era queda, llena de
sorpresa.

Temerosamente cogió una esquirla, se acercó a una de sus marionetas de madera, puso la esquirla en un hueco de la ajada madera del tronco y la marioneta comenzó a moverse ella sola.

Worldbuilding, creación de mundos

Si quieres escribir una historia y localizarla en un mundo que no sea el actual, ni siquiera que sea una ucronía, un pasado remoto o un futuro no vislumbrado, amigo y amiga mía, necesitamos crear ese mundo.

Pero me puedo preguntar, «tengo un relato corto en mente que quiero localizar en un lugar inventado, ¿qué necesito crear?». En mi corta experiencia como autor, puedo decir que para ese relato, con crear lo inmediato del mundo y que de solución, consistencia a la ambientación, es suficiente.

Es decir, si el relato se concentra en el barrio de una ciudad, con pensar el nombre de la ciudad, su localización, su organización, la cantidad de habitantes que viven, su importancia dentro de la región porque no es lo mismo una capital de región que un pueblo grande apartado de las vías de comunicación principales.

Y luego descender al barrio, con pensar las localizaciones del relato, el tipo de barrio, sus habitantes, ubicación dentro de la ciudad y con poco más, ya se puede construir el relato.

Seguir leyendo

Legión y El alma del emperador

Una búsqueda

En mi curiosidad y ganas de saber qué se entiende como «novela corta», estaba danzando entre las estanterías de narrativa fantástica de una de las dos librerías a las que más suelo ir y vi este librito, el de la imagen que encabeza esta entrada y me dije «¿por qué no? Este de Abecrombie (me refiero a Los Héroes, que había aparecido en mi mano como arte de magia) es bastante largo y con este puedo hacerme una idea de la extensión de una novela corta y de paso, conozco a Sanderson.»

Y ahí acabó la búsqueda. También recuerdo que era octubre porque ya empezaba a pensar en el NaNoWriMo.

LEGIÓN

Sinopsis: Un importantísimo investigador privado recibe la visita de el personal de seguridad de una empresa y quiere contratar sus servicios para localizar un instrumento que están desarrollando, así como al investigador jefe del proyecto. Stephen, apoyado por sus inseparables «amigos» se embarca en la investigación, seguido de cerca por Mónica, la delegada de la empresa. Las pesquisas les llevan de lleno a la ciudad de Jerusalén y a descubrir un gran peligro con respecto a lo más íntimo de la religión cristiana.

Esta novela corta, de alrededor de 80 páginas están ubicada en el tiempo actual y con un protagonista muy peculiar, un hombre extremadamente inteligente, con una lógica intachable, una deductiva impecable y con una esquizofrenia galopante. Yo me atrevería a decir que es una forma de actualizar a Sherlock Holmes y cambiar su debilidad para crear un personaje nuevo completamente diferente. Su esquizofrenia es importante, tanto que hasta el propio psiquiatra lo ha apodado como Legión.

Sus capacidades son requeridas por una empresa y el planteamiento del problema es interesante, el autor presenta una adivinanza al protagonista y se sirve de ella para constatar sus grandes capacidades de observación y deductivas.

Tras esta introducción, la acción se va moviendo a base de escenas, de forma que la narración va saltando de un lugar y tiempo a otro. Los saltos pueden dejar preguntas sin resolver al lector pero realmente no importa porque engancha rápidamente, te mete en la trama y vuelve a saltar, de forma que a uno se le olvidan esas preguntas porque aparecen otras.

La resolución del problema es interesante y además se puede ver por qué ha decidido apartarse de esos trabajos: el estrés rompe más aún su psique generando nuevos alter egos y además reaviva un gran dolor por la pérdida de una mujer amada.

Muy recomendable y fácil de leer.

EL ALMA DEL EMPERADOR

Sinopsis: Shai, una falsificadora, es capturada dentro del palacio del emperador poco después de que éste tenga una «indisposición» que le obligue a retirarse de la vida pública. Uno de los consejeros más cercanos del Emperador consigue convencer al resto de utilizar a Shai para arreglar la indisposición del Emperador pero tiene que hacerlo antes de cien días o los competidores políticos se harían con el trono. Shai acepta y durante ese tiempo despliega sus artes de forma tan magistral que hasta el propio Gaotona se sorprende. Pero hay otros intereses que chocan con el objetivo inicial, intereses de poder con los que Shai debe lidiar con mucho cuidado si quiere seguir viva. Cuando llega la fecha señalada, los sellos están preparados y solo queda ver su resultado.

Esta novela corta está encuadrada dentro del universo creado por Sanderson donde también se encuentran otras novelas suyas como por ejemplo El Imperio Final. Directamente no tiene referencias pero a mi me ha servido para escarbar un poco más en este mundo y el conjunto de las obras de este escritor.

Aquí me ha fascinado el tipo de magia que desarrolla porque hasta la fecha yo estaba bastante familiarizado con la magia vanciana o la magia sutil pero no me había hecho la idea de que pudiese existir otras formas de presentar poderes mágicos y esta me ha cautivado. Los falsificadores utilizan la magia para crear objetos diferentes a partir de un sustento, una base, por medo de sellos, estampados en una piedra especial con un intrincado tallado en el que se representan las características que se quiere conseguir, imprimir diría yo, en el objeto. Este sello actúa sobre la historia pasada del objeto y de este modo, moviendo hebras de tiempo y cambiando sucesos, pueden convertir, por ejemplo un jarrón de barro normal el una jarrón de cerámica fina de la Quinta dinastía.
Fliplante.

Realmente utiliza esta novela corta Sanderson para dos cosas:

a) Para contar una historia. Obvio, ciertamente.
b) Para presentar un tipo de magia y explicar cómo funciona. Esto creo que es más sutil, pero si se lee un poco sobre «las leyes de la magia de Sanderson» uno se puede dar cuenta que ha creado un sistema y a través de la historia y con los papeles de aprendiz-mentor, describe la magia de los sellos, su fundamento, su funcionamiento y sus necesidades.

Conclusión

Este librito, Legión y El alma el emperador, editado por Fantascy, sello de Penguin Random House, es una jollita de la fantasía y ciencia ficción del que se puede aprender mucho.

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!