Si quieres escribir una historia y localizarla en un mundo que no sea el actual, ni siquiera que sea una ucronía, un pasado remoto o un futuro no vislumbrado, amigo y amiga mía, necesitas crear mundos.

Pero te puedes preguntar, «tengo un relato corto en mente que quiero localizar en un lugar inventado, ¿qué necesito crear?».

En mi corta experiencia, puedo decir que para ese relato, con crear lo inmediato del mundo y que de solución, consistencia a la ambientación, es suficiente.

Es decir, si el relato se concentra en el barrio de una ciudad, necesitarás una serie de cuestiones como pueden ser el nombre de la ciudad, su ubicación,  organización social y espacial, la cantidad de habitantes que viven. Para completar, se podría considerar su importancia dentro de la región, así como las comunicaciones principales y los recursos.

Y poco más, porque el segundo paso y en el que se puede meter más detalle es el escenario de tu novela, el propio barrio. Seguir leyendo