Un sillón frente al hogar

Midian: Climas

Avanzamos en esta guía de creación de mundos y en este caso vamos a centrarnos en algo muy importante en un mundo habitado, los climas que se generan a partir de todos los elementos que ya hemos tratado.

Hasta el momento hemos visto tanto la atmósfera, su composición, el movimiento de los gases en ella, las estrellas a las que orbita el planeta y le aportan luz, radiación y calor. Hemos visto la presencia de agua y con ello, la existencia de agua evaporada y la existencia de corrientes oceánicas. Por otro lado hemos visto la presencia de tierra emergida, sus movimientos y las consecuencias de los mismos en forma de cordilleras, volcanes y modelación del terreno.

Pues bien, si en un lugar concreto de ese mundo, comenzamos a fijarnos en el tiempo que inciden los rayos solares, en el tipo de corrientes que rondan las costas, en la presencia o no de cadenas montañosas y cómo de altas son, además de la circulación predominante del viento, tenemos como resultado un patrón más o menos continuo de precipitaciones y temperaturas a lo largo del año, es decir, tenemos el clima de la región.

Factores que determinan un clima

Anteriormente hemos hablado de todos ellos y ahora vamos a pararnos un poco.

Un factor climático de primer orden es la latitud, es decir, la posición de la región en el globo planetario, si se encuentra más cerca de los polos o más cerca del ecuador. Este factor determina la intensidad con la que los rayos solares calientan la superficie planetaria. Aquí hay que recordar que esto viene influenciado por la inclinación de eje de rotación respecto a la perpendicular al plano de la elíptica1Imaginaos una pelota de tenis. En un punto que queráis, atravesadla con un palo de forma que salga por otro punto. Ahora coged ese palo entre el índice y el pulgar y ponerlo completamente vertical. Esa pelota de tenis, así, tiene su eje perpendicular al suelo o a una mesa, si estáis sentados. El plano del suelo o de la mesa es el plano de la elíptica. Si giráis hacia la derecha o izquierda un poco vuestra muñeca, el palo y la pelota quedan inclinados con respecto a la mesa o el suelo., por lo que la presencia o no de esa inclinación puede hacer que el clima en un mismo punto varíe.

En el caso de la Tierra, la inclinación de de 23º 27′, haciendo que las latitudes o puntos cercanos a los polos reciban menos intensidad de luz a lo largo de todo el año que el ecuador por ejemplo, de forma que climas fríos se darán es esas zonas y los cálidos en el ecuador y cerca del mismo.

La proximidad al mar también influye mucho, la costa suele tener menos cambios de temperatura entre el día y la noche por la acción de los océanos. Por contra, en el interior de continentes, estos cambios son más bruscos y notables, pero también hay que sumarle a esto la altura con respecto al nivel del mar, porque la temperatura disminuye según se aumenta la altura, suele ser un grado centígrado por cada cien metros ascendidos, por lo que una región cerca del nivel del mar pero a más de 1.000 metros de altura, puede llegar la influencia del océano en cuanto a la oscilación térmica, pero las temperaturas no serán como en la costa, sino diez veces menores.

Si juntamos, el viento, el agua evaporada en forma de nube y la presencia o ausencia de cadenas montañosas, tenemos otro factor, que es la probabilidad de lluvias o pluviosidad, de forma muy general, vientos provenientes del mar suelen traer agua y cuando entran en tierra, si por cualquier razón comienzan a enfriarse, generan lluvia. Una situación típica es la presencia de montañas que obligan a subir de altura a esas nubes, enfriándose más el viento y lloviendo en esa cara de la cordillera. Al pasar al otro lado, las nubes ya no llevan tanta agua, bajan de altura, el aire se calienta y deja de llover. Por eso, las caras de las cordilleras orientadas al norte en la Tierra, suelen ser más húmedas y frondosas que las caras sur, además de la insolación que se llevan.

Tipos de climas

Si ya conocemos un poco qué son las cosas que hacen el clima, ahora podemos pensar que en nuestro planeta que estamos creando, podemos poner un clima en la costa, otro en el interior y luego poner unas temperaturas medias que disminuyan según nos acerquemos a los polos. Es decir, cuatro climas y listo.

Pues no si queremos ser un poco realistas. En la Tierra hay trece climas medios y dentro de una región de tierra se pueden tener (y lo normal es que ocurra) al menos tres tipos diferentes de climas. Por ejemplo, en la península Ibérica se pueden identificar tres climas diferentes y además, entre dos y tres variaciones dentro de dos de ellos.

Es cierto que es una región curiosa, pero esto nos hace ver la complejidad de esto y que si queremos dar un poco de credibilidad al mundo, hay que mira

rlo. No es necesario llegar al nivel de complejidad de la península Ibérica en todo nuestro mundo, eso se podrá hacer después si nos centramos en una región, pero al menos saber cuál podría ser el clima predominante en un punto y otro.

Los climas definidos, siempre tomando como referencia a la Tierra, son los siguientes: ecuatorial, tropical, semiárido o estepario, mediterráneo. subropical húmedo, oceánico, continental suave, continental húmedo, subártico, tundra, polar y de montaña.

 ¿Qué información podemos sacar del clima de una región para nuestros escritos?

Como mínimo dos cuestiones importantes, dónde es más probable que haya ríos y lagos y dónde es más probable que puedan asentarse las especies inteligentes de nuestro planeta.

Después de eso tenemos infinidad de datos, detalles, rasgos que se pueden obtener como por ejemplo, la flora general de la zona, la fauna más probable, la presencia o no de zonas húmedas, si hay nieves permanentes o no, los ciclos de lluvia, la posibilidad de crear asentamientos. Y centrándonos un poco en las especies inteligentes, el clima moldea las costumbres de éstos, de forma que influye en el tipo de viviendas, ropas, utensilios, alimentación.  También dependiendo del nivel tecnológico, se puede saber qué tipo de cultivos pueden y no pueden tener y por ello exportaciones e importaciones, también qué ganadería, si usan la madera de forma habitual o lo consideran un bien preciado, los cultos religiosos.

En fin, muchos detalles interesantes. En posteriores entradas intentaré dar unas guías de qué climas se pueden asignar a una región de nuestro planeta y sus características definitorias.

Hasta entonces, saludos y a cuidarse.

Salir de la versión móvil