Los blogs son lugares donde llegamos buscando cosas, unas veces es información, otras ocio y otras veces por los azares de Internet. En este sillón caliente en invierno y fresco en verano puedes disfrutar de cuatro temas, la literatura fantástica, la historia, el rol y algo que los une, la creación de mundos

Vale, pero ¿quién es un servidor?

 

Nací en Logroño allá por 1976, en el siglo pasado, a finales del verano o principios del otoño, según se mire. Siempre he tenido a mano un libro porque en casa de mis padres, siempre había alguno. Comida, ropa, cariño y libros, eso es lo que no puede faltar.

Estudié lo que quise y lo que realmente me gustaba, ellos me dejaron a sabiendas que otras disciplinas podrían serme útiles en un futuro. Pero yo me emperré en aprender cosas de la vida y naturaleza. Para ello me desplacé a León. Los años en la carrera de Ciencias Biológicas y Ambientales fueron de los más intensos. Al terminar, volví para mi ciudad pensando en trabajar con mi familia en la empresa creada con mucho esfuerzo, sudor y estrés por mi padre y su socio.

La escritura me ha acompañado de tal forma que uno no se da cuenta. Para terminar mi etapa de formación, escribí mi primer libro, bueno, la tesis doctoral y por el momento, es lo único que tengo.

Desde hace más de diez años ando por las redes, primero con seudónimo, luego sin él y en el mundo del rol he llegado a publicar tres aventuras para diferentes juegos, dos son fandom de libre distribución y la tercera forma parte del set inicial del juego, que salió en Verkami, concretamente Walküre del grupo creativo Aventuras en la Marca del Este. Las tres están por la red.

Antes de este blog, he llevado otro, que no está activo pero todavía es público, llamado El Hacedor de Dados. En él me bregué en el mundo de los boggers, viendo lo difícil que es tener uno activo. Es un blog enteramente dedicado al rol, donde se pueden ver muchos de los gustos e intereses que tengo en ese campo, desde reseñas de juegos hasta algo de teoría de rol y ayudas para diferentes juegos.

Pero había algo que no me terminaba de llenar y era la necesidad de crear mundos, de aprender a hacerlo y de presentar mis historias. Esa necesidad hizo que profundizase en mundo del rol pero con otro punto de vista, el de la escritura, aunque no le quito un ojo al anterior, como diría un viejo mago gris.

Actualmente tengo un trabajo nutricional que creo que va a ser difícil de dejar, es parte de la empresa familiar, pero eso no quita que tenga el sueño de poder vivir de la escritura. Pero para ello hay que ponerse a trabajar duro y este, puede ser el comienzo…

¿Vienes conmigo? Si quieres, puedes unirte a esta lista de correo. No olvides elegir la temática que más te interese.