Un sillón frente al hogar

Consideraciones previas para crear mundos fantásticos

Si quieres escribir una historia y localizarla en un mundo que no sea el actual, ni siquiera que sea una ucronía, un pasado remoto o un futuro no vislumbrado, amigo y amiga mía, necesitas crear mundos.

Pero te puedes preguntar, «tengo un relato corto en mente que quiero localizar en un lugar inventado, ¿qué necesito crear?».

En mi corta experiencia, puedo decir que para ese relato, con crear lo inmediato del mundo y que de solución, consistencia a la ambientación, es suficiente.

Es decir, si el relato se concentra en el barrio de una ciudad, necesitarás una serie de cuestiones como pueden ser el nombre de la ciudad, su ubicación,  organización social y espacial, la cantidad de habitantes que viven. Para completar, se podría considerar su importancia dentro de la región, así como las comunicaciones principales y los recursos.

Y poco más, porque el segundo paso y en el que se puede meter más detalle es el escenario de tu novela, el propio barrio.

La eterna pregunta ¿hasta dónde tengo que llegar?

Si que es verdad que cuanto más detalles se tengan al crear mundos, más creíble será pero hay que tener claras dos cosas:

  1. Todo lo que inventes y construyas no tiene por qué salir en el escrito. Con esto vengo a decir lo que muchos autores, escritores, dicen y comentan, que consiste en tener presente que lo que se crea es para mejorar la profundidad de campo y la sensación de credibilidad de la ambientación.

    ¿Y por qué puede ayudar a la credibilidad algo que no sabe el lector? pues porque muchos de esos detalles los conoce tanto los personajes como el narrador, por lo que al escritor le da la tranquilidad de poder presentar situaciones de forma fluida ya que no ha de interrumpir la narración para explicar algo que ya se da por supuesto que sus personajes conocen y que realmente es importante para ellos, no para la historia.

  2. Lo que salga, que sea visto y presentado de forma natural. Muchas cosas que se crean son presentadas al lector de forma orgánica, es decir, mediante descripciones, conversaciones entre personajes y por los ojos del narrador pero dentro del fluir natural de la narración.

    Por ejemplo, si en el barrio del ejemplo el autor considera que en cada esquina hay una garita de policía porque es la forma de garantizar la seguridad del barrio, puede hacer alusión a ellas mientras el personaje da un paseo o se dirige a una localización y puede dejar caer su agrado o disgusto a esta medida.

Crear Mundos, Worldbuilding de toda la vida

Pero si tu interés es escribir una novela o incluso un conjunto de relatos enmarcados todos ellos en un mismo mundo o localización, entonces ya comenzamos a hablar de palabras mayores, ya necesitas meterte más en serio en el worldbuilding, en crear mundos.

Necesitas tener presente un espacio o teatro de operaciones mayor, que puede abarcar desde una región o un mundo, como la Tierra media creada por el Dr. Tolkien o los Reinos jóvenes de Moorcock, hasta llegar a considerar toda la galaxia como en las novelas de Star Wars o la saga de la Herejía de Horus de Warhammer 40K.

Eso ya depende de la capacidad de trabajo de cada uno, de las ganas de profundizar o tener controlado antes de escribir e incluso de la idea de «tiempo perdido» o «tiempo invertido» que cada uno pueda tener.

En mi caso, se que tengo un anhelo por conseguir la profundidad que consiguió Tolkien para sus novelas y mundo pero entiendo que no me será posible ya que implica unos conocimientos de lingüistica que nunca tendré, además de tiempo, pero si que considero que cuanto más completo y concreto sea, mejor se dará el acomodo de los personajes y la historia dentro del mismo.

En internet hay muchos blogs que hablan de creación de mundos o woldbuilding y yo me quedo con estas dos entradas porque, aún siendo genéricas, dan una idea global de qué es esto y cómo se puede abordar. Una es esta El fogón y la otra es esta Literup . En este mismo blog hay una entrada que presenta una guía muy somera sobre los pasos que se tendrían que llevar para crear un mundo con la técnica «de afuera hacia adentro», 12 aspectos que te ayudarán a crear tu mundo fantástico o región de fantasía.

Pero si después de esto, uno sigue con dudas de cómo hacerlo, en el blog Inteligencia narrativa dan una guía de cincuenta preguntas para poder desarrollar ese worldbuiding. Estas preguntas están orientadas para la creación de mundos de fantasía, pero creo que con una facilidad pasmosa se puede utilizar en la ciencia ficción.

 

Yo, que soy director de juego de rol y que me encantan las partidas tipo sandbox, inconscientemente he estado realizando mecánicas de worldbuiding continuamente, ya que en esta forma de juego, los personajes se localizan en una región del mundo y tienen todo ese escenario para explorar y desentrañar todos sus secretos.

Esto provoca que, normalmente, no sabes por dónde pueden tirar y para poder ser coherente en las descripciones de zonas, regiones, poblados, personajes no jugadores, tramas y subtramas que puedan aparecer, se necesita desarrollar la región, así como unos personajes no jugadores, culturas, rumores, poblados, dungeons, encuentros, etc. y para ello, en la red he encontrado muchas herramientas pero en concreto hay dos, las dos en inglés, que me parecen brutales, una es una web, Donjon , para generar aleatoriamente un montón de cosas, desde mundos enteros hasta tesoros, nombres de posadas, tramas y muchas cosas más. Por cierto, Javier Miró en uno de sus vídeos de worldbuiding también la nombra.

La otra herramienta es un canal de youtube en inglés que habla bastante claro pero también con profundidad sobre este tema. Este lo recomiendo a los obsesos por el detalle, es el siguiente Artifexian.

Guía para la crear mundos

Esta parte de la entrada pretenderá ser un índice de las futuras entradas en este blog que traten aspecto sobre worldbuilding, de forma que puedan quedar recogidas todas en una misma entrada.

 

 

Subscribe

* indicates required
Temas de tu interés (puedes elegir varios)

 

Salir de la versión móvil