Las películas más o menos históricas de la Edad Media, las series de fantasía ambientadas en esa época, las películas de fantasía y los videojuegos tipo Assassin’s Creed nos han presentado las partes que forman parte de una armadura medieval, pero ¿son correctas?

Si alguien habla de un caballero medieval, piensa en un hombre forrado de metal de pies a cabeza montado a caballo y no está equivocado. El problema está cuando se habla de las dos primeras cruzadas y uno sigue pensando en esas armaduras, porque no es así.

En el siglo XII se dieron hasta cuatro cruzadas, bueno, cinco, y me refiero solo a Oriente. De estas, las más conocidas fueron la Cruzada de los príncipes o Primera cruzada, la Segunda cruzada o el desastre de Damasco y la Tercera cruzada que se conoce como la Cruzada de los Reyes aunque yo la llamaría la Cruzada de la matanza de Hattin.

Durante todo este tiempo, las armaduras utilizadas en la época cambiaron poco pero en ningún momento aparecieron arneses o lo que se conoce como armaduras blancas.

 

Seguir leyendo