Blog en donde puedes encontrar un maridaje entre la creación de mundos, rol, fantasía e historia. Un lugar donde descansar con tranquilidad.

Categoría: Literatura Fantástica

El nombre del viento

Un título poético y un tanto enigmático que, reconozco, compré hace bastante por error. Si iba buscando otro, La sombra del viento de Zafón y me colé. Se quedó en la estantería.

A principios del año me propuse leer mas y centrarme en la fantasía, por lo que miré mis estanterías y revisé un poco en internet qué autores eran punteros en estos momentos porque realmente no sabía por dónde estaba el mundillo. Descubrí que tenía a todos, así que comencé a leer por Sanderson, solo un libro, luego pasar a Rothfuss y después a Abecrombie porque Martin ya me había fumado tres libros de Canción de Hielo y Fuego. Y así fue, leí Imperio final y tuve que tirar de mi fuerza de voluntad para no seguir con los siguientes libros de Nacidos de la bruma, pasé a El nombre del viento y cuando lo terminé, me faltó tiempo para ir a la librería y comprarme El temor de un hombre sabio y La música del silencio, aún con la advertencia expresa del propio autor con respecto a este último.

Este libro también está incluido dentro de mis 30 en 12.

El libro

El libro que me he bebido, porque no se puede decir de otra forma y últimamente me está pasando con varios, es la decimosexta edición de bolsillo de tapa blanda, de enero de 2015.

Autor: Patrick Rothfuss
Traductora: Gemma Rovira Ortega
Editorial: Penguin Random House, en Debolsillo
Edición: Tapa blanda, 876 páginas.

La historia de un hombre de pelo rojo como el fuego y que aprendió a tocar el laúd viendo a su padre tocar. La historia de un jóven edena ruh avispado que con sus agudos ojos y afilada mente quería aprender todo lo posible, incluso la magia de las palabras.

Un chaval que tuvo la desgracia de tener unos padres inteligentes, curiosos y sin miedo que querían saber más sobre el pasado que el resto de la gente. Esa curiosidad fue lo que le obligó a conocer una dura realidad: la lucha por la supervivencia.

Kote es un hombre que vive y regenta una humilde taberna en un un pequeño pueblo, con un compañero joven llamado Bast, que más bien es un discípulo, y que quiere estar alejado de todos y todo.

Un día llega un viajero a la taberna de la que es dueño Kote y tras unas breve palabras, algo ocurre. Ese viajero no es uno cualquiera sino que es un Cronista, Deevan Loches, que busca recoger todas las historias en volúmenes para que no se pierdan y ha seguido unas pistas buscando a Kvothe, un hombre muy famoso por sus jestas y sus fechorías. Está seguro que ese tabernero pelirrojo que tiene delante es la persona que está buscando y está muy deseoso de conocer su historia, porque hay mucha leyenda alrededor de su persona, cosa a destacar de alguien que todavía sigue vivo.

La historia

Realmente estamos frente a un libro que es la primera parte de la biografía de un personaje, Kvothe, que es contada por el mismo. La historia se puede dividir en tres partes, su vida como artista ambulante con sus padres, sus penurias en la ciudad llamada Tarvean y su vida en la Universidad después de conseguir salir de los tugurios de esa gran urbe. La llegada a la ciudad es traumática y lo sucedido es el detonante para que el joven quiera ir a la Universidad, desea dos cosas: Conocimiento y Venganza.

Aunque la historia transcurre en estas tres fases, la más importante se da desde que entra en la Universidad. Allí se socializa y consigue la amistad con tres chicos, consigue recuperar el gusto por la música y un laud, consigue convencer a los profesores para aprender la disciplina más compleja de la magia que se da y también, como no, se granjea una cantidad interesante de enemigos.

Pero también hay otra historia, que es la «actual», lo que ocurre en la taberna mientras cuenta a Cronista su vida. Algo que no se ha de perder de vista.

Worldbuilding

La creación de esta parte del mundo que ha hecho Rothfuss es simplemente brutal, se ve en pequeños detalles que ha cuidado las culturas, las etnias, las costumbres, los idiomas, la economía, la sociedad y la magia. Tanto es así, que hay una universidad donde se dan asignaturas para aprender a realizar diferentes tipos de magias y cualquiera con dinero o talento puede optar a ellas. También ha trabajado la sociedad y algo que solo había visto antes, los mitos y leyendas que hay en las culturas, algo antes visto solo por mi parte en Tolkien.

La historia va fluyendo con todos estos detalles alrededor y la forma en la que está escrita, parece como si el lector estuviese en esa taberna escuchando la historia del propio protagonista y los saltos entre historia y tiempo real son bruscos pero muy fáciles de llevar, algo muy complicado de hacer. Incluso habla de una época donde hay luces de gas en la ciudad, algo que implica una serie de conocimientos y técnicas avanzadas que no se encuadran en la Edad media.

Personajes

Hay varios personajes interesantes dentro de la historia, desde el propio Ben, un arcanista que introdujo al joven Kvothe en la magia, Cronista un hombre demasiado interesado en el pasado de Kvote, el discípulo Bast, un chaval con un secreto interesante, como personajes del pasado del Kvothe como son los amigos de la Universidad, algunos de sus profesores y Auri y Denna, dos mujeres.

Todos ellos definidos con pocas cualidades pero que se identifican rápidamente por parte del lector, no tiene necesidad de hacerse notas o apuntes mentales. Los nombres también son diferentes y parecen tener una lógica interna.

La narración de su propia historia

Aquí quiero comentar un detalle que he visto tratado en otras entradas y hablando con personas que han leído el libro. El personaje de Kvothe parece perfecto j*****mente perfecto. Eso no suele gustar a los lectores. Yo lo que intuyo es que no es perfecto en absoluto, lo que tenemos delante es su historia, contada por sí mismo a un pequeño grupo de escuchantes y narrada por un trilero redomado, un actor que le encanta actuar, incluso hacia si mismo.

En resumen, una delicia de libro que hay que leer y estoy seguro que cuando lea la segunda parte, tomaré más notas que con esta, que ha sido toda una sorpresa para mi y la reseña será más completa.

La espada del destino

 

Es la segunda entrega de la saga de Geralt de Rivia, editada por Alamut y el libro que tengo es el de tapa dura. La espada del destino llegó junto con el primero, “El último deseo” como regalo de reyes hace ya tres o cuatro años. Fueron comprados porque un amigo, del que creo que ya he hablado alguna vez, me los recomendó. Ambas portadas me gustan bastante y mirando hacia atrás, creo que te presentan un poco lo que te vas a encontrar en su interior. En este caso aparece Yennefer en todo su esplendor con un halcón en el brazo.

Conjunto de relatos

Es el segundo libro escrito publicado de la saga y como el primero, está formado por seis relatos independientes, más o menos, porque los dos últimos, están íntimamente relacionados y a su vez, unidos a uno del libro anterior. De este modo, se puede empezar a entrever cómo esos relatos van creciendo en importancia y en relaciones, creciendo y agururando las novelas propiamente dichas publicadas en esta misma saga.

En los relatos, de forma alternativa o conjunta se van repitiendo personajes que ya se nos han presentado en el volumen anterior: el descarado y “prudente” Jaskier, Yennefer, la bella, peligrosa y desgarada hechicera. Pero también hay un “invitado esrella” al final del libro aparece Myszowor, el druida, un hombre interesante para lo poco que se le va viendo.

Imagen de la portada creada por Alamut, ilustración de Alejandro Colucci.

Las historias

Los relatos son:

Las fronteras de lo posible

Esquirlas de hielo

Fuego eterno

Un pequeño sacrificio

La espada del destino

Algo más

En este caso el salto entre uno y otro no se da con un pequeño relato intermedio que pueda introducirlo de algún modos, sino de la clásica forma que hace las antologías, de golpe y porrazo, así de sopetón. Como podéis ver, no es algo que me guste.

También puedo comentaros que a la mitad del segundo, mi mente me decía eso de “termino el libro y no compro más de esta serie porque son un peñazo” pero un aire fresco vino con Fuego eterno y ya desde allí hasta el final, en volandas de ese aire. Bueno, vayamos por partes

Las fronteras de lo posible

Aquí nos encontramos a Geralt buscando trabajo y un encuentro casual nos enseña una parte de la peculiar moral o código de honor de este cazador de bichos. Al principio del relato se le plantea un supuesto dilema moral y Geralt es tajante con su posición. “Misteriosamente” ese dilema se torna realidad y podemos ver como nuestro cazador de brujas preferido se mantiene en sus trece y con ello, me atrevería a decir (igual me equivoco) que se gana un aliado. Lo otro que conocemos del mundo, es que cada vez quedan menos bichos que cazar, que los humanos están dando con todo solo por codicia (me suena de algo…) y ¡ah! Que en este mundo existen dragones.

Esquirlas de hielo

Relato que ahonda en la tumultuosa relación entre Geralt y Yennefer. En él podemos ver cómo ella tiene unos sentimientos muy fuerte, más delo que le gustaría, por Geralt pero su motivación principal (aprovecho la anterior entrada) es más fuerte y no le permite cambiar sus objetivos. Este relato, me aburrió, la verdad. Es importante para afianzar la idea en el lector que estos dos van a acabar muy mal, juntos, pero muy mal por sus frustraciones, pero a mi me aburrió soberanamente, tanto que casi dejo el libro. Hubiera sido un gran error por mi parte, pero podía haber pasado.

Fuego eterno

Por contra, este relato me pareció muy divertido, ágil, con acción y enseñando otra faceta del código de honor de Geralt. También nos presenta una ciudad y unas creencias que existen en ese mundo, además de constatar que el ser humano es un intolerante que actúa como una apisonadora frente a lo diferente o lo que no entiende.

Aquí Geralt ha de lidiar con los miedos de los humanos, con un mediano con sed de venganza y conocemos que en este mundo no solo hay elfos, enanos y medianos asimilados por la cultura humana, sino que también hay gnomos. La familia fantástica va creciendo y eso me gusta. Otro detalle de interés, es que hay más seres en este mundo que no son humanos y son inteligentes. No tienen la visión y escala de valores humanos pero son inteligentes, no son una simple masa de músculos que quiere comerse a todos. Pero aún así, si dan miedo a los humanos, han de pasar por la guillotina.

Un pequeño sacrifico

Aquí tenemos una historia de amor tipo Sirenita, pero no es de Disney, ni con la luz y los ojos de Disney.

En ella seguimos conociendo seres inteligente diferentes de los humanos, en este caso tocan las sirenas y los tritones. La historia se desarrolla en un feudo de costa donde el señor se enamora de una sirena y llevan un tira-afloja para ver quién se lleva el gato al agua. Y Geralt en medio, a modo de casamentero. Eso de no tener dinero provoca que tenga que hacer de todo el pobre hombre. Pero la historia se enturbia cuando se dan una serie de asesinatos en el mar bastante cruentos y curiosamente, después de un desplante de la sirena al noble.

Aquí la cosa se oscurece y de verdad que se oscurece porque Geralt encuentra algo que no debe ser encontrado, un sonido de campana repiqueteando desde el interior del océano, unas escaleras que van hacia el interior de una fosa abisal, unos seres de forma humanoide pero con cara de pez, armados y con fuerza sobrehumana que aparecen por esas escaleras… Bueno, no sigo porque los seguidores del que duerme en las profundidades puede que hayan pillado el homenaje que se casca Sapkowsky aquí y si no, creo que merece la pena leerlo. Por cierto, al final el gato sale del agua y cae sobre seco.

El meollo del libro

Y con estos dos relatos, “La espada del destino” y “Algo más”, llegamos al meollo del asunto. Para mi son dos relatos unidos, aunque parece que por tiempo no tienen por qué serlo, como mucho, consecutivo, pero no lo veo así.

El primero comienza con un In media res de libro, Geralt se encuentra en un marrón impresionante en un lugar que, hasta la fecha, me parece el más peligroso de toda la geografía donde discurren estas historias, el bosque de Brokilón.

Dríadas son lo que viven aquí y son seres inteligentes con una visión, moral y escala de valores muy diferente de la humana, por eso están en guerra con los hombres, pero no se rinden ni repliegan. También tienen un segundo problema, nacen menos de las que mueren. Aquí, Geralt pasa un mal rato, tanto físico como mental y conocemos una parte importante del su trama, del funesto destino que está sobre sus hombros y que le cuesta aceptar. Un destino que se forjó ya en «Cuestión de precio«, del libro anterior y que toma forma en La espada del destino con Ciril, una cría que me cae bastante bien y que se termina de forjar en Algo más.

De estos relatos no quiero contar nada porque creo importante que sean leídos sin ideas previas. Lo que si puedo decir de Algo más, que tal como está estructurado, se hace necesario un poco de esfuerzo por parte del lector para seguirlo bien.

Bueno y aquí termino esta reseña del libro, con la idea de que la historia crece en importancia y ya con el tercer libro en las estanterías.

Créditos de las imágenes:

Portada: The Witcher 3: Wild Hunt, CD Projekt todos los derechos revesados.

Imagen de Geralt y Ciril, de DeviantArt, usuario lokjaw

Midian, un entorno de fantasía

Llega el verano y si mi frecuencia de publicación era un tanto dudosa, ahora más. en esta ocasión quiero volver al aspecto del Worldbuilding, una parte de la creación de historias que me gusta mucho y que creo que, o me pongo límites, o puede que me lleve mucho tiempo. También es verdad que soy de la corriente de pensamiento de que «si se puede hacer completo, mejor porque podrás acudir a esto cuando lo necesites» .

En la entrada anterior sobre la creación de mundos toco el tema desde un global y comento que todo lo que hagamos no tiene por qué estar ahí directamente, pero de algún modo aparecerá, eso hay que tenerlo presente.

En este caso, ya me meto en una serie de artículos en los que voy a ir presentando la creación de un mundo llamado Midian. Concretamente es un planeta parecido a la Tierra pero con una serie de diferencias notables.

La fuente principal para yo hacer esto y darme cuenta de muchos detalles es, como ya llevo diciendo unas cuantas veces, este canal de Youtube: Artifexian.

Sistema solar de Midian… ¿Por qué?

Quizás cuando pensamos en crear un mundo, nos lanzamos de cabeza a pensar en una región más o menos grande donde nuestros personajes van a correr sus aventuras. Después, caemos en la cuenta, si por alguna razón han de andar por el mar, que igual hay que pensar en mareas o cosas así y por supuesto, en estaciones y ¿por qué no? más de una luna. Y nos ponemos a escribir un poco sobre esto.

Pero, realmente si uno se para a pensar un poco en nuestra historia y cultura, mirando al cielo estrellado, se puede dar cuenta de lo importante que ha sido y son esos puntos de luz en el cielo que fluctúan y tiene diferentes colores. Gracias a ellos se han dado avances y conocimientos como los calendarios, la extensión de las estaciones, la medida del tiempo, la navegación por los mares… Esto solo con los puntitos, pero con el Sol y la Luna, hasta religiones, mitos, historias de peso se han creado.

Los griegos ya habían identificado muchos planteas del sistema solar, cosa de importancia, por lo que no está de más pensar un poco el el sistema estelar que queremos tener.

Las «vergüenzas» del worldbuilder o mejor, del Demiurgo.

En el caso de Midian, es un planeta que se encuentra alrededor de una estrella de color blanco como Ursae Majoris, un poco más grande que el Sol (1’2 veces) y que forma parte de un sistema binario donde la otra estrella, más lejana, anaranjada y un poco más pequeña que el sol (0’8 veces), influye en el planeta de una forma importante. ¿Y cómo puede llegar a influir? porque el sistema binario no es como el que se ve en la película de la Guerra de las Galaxias en Tatooine, en el horizonte de Midian no se ve un atardecer con dos soles relativamente cercanos uno a otro y ambos al planeta, sino que están bastante separados. Ambos rotan alrededor de un punto en el espacio localizado entre ambos y Midian está rotando solo alrededor de una de las estrellas, esto hace que en una fase de su ciclo anual, una cara del planeta esté bañado por la luz de la estrella principal y a su vez, la cara que debería estar oscura, tendría también luz de la estrella secundaria y lejana, es decir, que en una fase del año, en todo el planeta no habría noche, estarían más o menos como en el polo norte terráqueo en verano. Esto, de una forma u otra, tiene que influir en las culturas, costumbres y creencias de los habitantes del planeta.

Y sus compañeros

Pero Midian no está sola alrededor de la estrella, tienen otros 7 planetas que orbitan esta estrella y que, aunque se la cantidad, tengo que decidir cómo son y dónde están. Otra vez con detalles de este tipo, ¿pero por qué?. Volvemos a nuestras culturas y al impacto en ellas el descubrir puntos diferentes a los otros, más lejanos, titilantes y que se mueven siempre de la misma forma a lo largo de la noche. Éstos son definidos, puede que hasta de otros colores y sobre todo, se mueven de forma muy diferente a los lejanos y con formas de estrellas.

Marte, el dios de la guerra, rojo en el firmamento, para épocas antiguas era una influencia. Hay toda una ciencia, en su tiempo, alrededor de esos puntos luminosos: la astrología y predicción del futuro, de la que bebió muy fuerte la antigua Alquimia.

Y para terminar esta primera entrada sobre la creación de Midian, habría que hablar sobre sus lunas. En este caso, aunque buscaré algo por internet, es muy posible que me tome licencias y no me centre en leyes físicas reales. Hay dos lunas, de diferente tamaño y las dos menores a la Luna. Ambas rotarán alrededor de un punto de masas y tendrán fases lunares. Ambas, a su vez se trasladarán conjuntamente alrededor de Midian, todavía no se muy bien el periodo pero si tengo claro que aunque sean pequeñas, estarán lo suficientemente cerca como para crear mareas, mareas a veces importantes cuando los dos soles estén cerca también.

Después de esto ¿qué viene?

Lo siguiente que toca hacer es, una vez definido el sistema solar, centrarme en el planeta. Decidir la atmósfera, la inclinación, la rotación, la duración del día y del año. Todo esto es importante para saber cómo son las condiciones generales de vida.

También tocará considerar la atmósfera, el color de la misma, cómo serán las plantas, la vida en general, la cantidad de agua (porque los mares y océanos serán de agua ¿o no?) y tierra emergida, su orografía más relevante, los climas existentes y su localización, direcciones de vientos predominantes y las corrientes oceánicas, aguas interiores

Una cantidad de trabajo importante, estimulante e importante. Y no he empezado todavía con las culturas…

Pero todo esto ya para después del verano.

Nos vemos hasta entonces.

Tercer relato del taller

Este tercer relato cambia de tercio y toca la ciencia ficción, en la propuesta del taller se buscaba intentar trabajar la creación de una especie alienígena junto con su idioma y conseguir presentar elementos de ciencia ficción donde case una especie e idioma creado, una estructura espacial grande tipo base estelar o así y un conflicto.

La gestación de la propuesta fue bastante rápida, me gustó la idea y me puse manos a la obra con la especie y el idioma, ya que pensé que me sería más fácil la ubicación que el idioma.

Los seres que creé tenían las siguientes características:

  1. Antropomorfos, por lo que debían ser bilaterales (es decir, con lados).
  2. Los ojos frontales, fosas nasales existentes pero hundidas en la cara, con oídos pero sin pabellones auditivos.
  3. Branquias submaxilares para filtrado de gas, protuberancia pequeña en la frente donde se aloja un órgano sensitivo de ecolocalización.
  4. Órgano fonador en el cuello y útil para los seres que tuviesen boca.
  5. Sin cola distal, con dos piernas y cuatro brazos, dos más largos y fuertes que otros dos, todos ellos localizados en el tórax. Manos funcionales con cuatro dedos, uno de ellos oponible.
  6. Dimorfismo social, seres con complexiones diferentes dependiendo de su localización en el estrato social y desempeño.
  7. Asexuados, procreación in vitro y con claras ideas eugenésicas.
  8. Endoesqueleto y un exoesqueleto parcial y solo en formas vivas que lo requiriesen como pudiesen ser trabajadores en ambientes extremos, personal de seguridad y ejército…
  9. Capacidades psíquicas para una élite

Con respecto al idioma, no quería liarme mucho, así que elegí unos fonemas para las vocales, unas consonantes, las palabras se formaban añadiendo sufijos a raíces léxicas, tres tiempos verbales y la estructura de las frases sencillas, primero verbo con sus sufijos para definir tiempo y número, luego unión de complementos por apóstrofe y después sujeto.

Una vez que ya se tiene todo, bauticé a esta especie con el nombre de Virrpinos. Lo siguiente salió bastante rodado, así que os dejo a continuación el relato.

TOQUE MENTAL

Los sensores cobraron vida.

—Por fin veo algo que me da tranquilidad– mustió Berni mientras miraba de reojo al indicador de combustible.

—No esperes que solo porque ese pedazo de trozo de alumicero esté ahí se nos hayan solucionado todos nuestros problemas— comentó con descaro Plumbes. —Espera, hay algo raro. ¿No era una base centauri? Los protocolos de acceso no coinciden, más bien parecen— Dejó la frase colgando mientras miraba las pantallas —¡Scrumpe!

—¿Qué? ¿qué?, ¿vas a decir algo, andorano melodramático de las narices?

—Virrpinos, los protocolos son virrpinos.

—No me jodas Plumbes, ¡no me jodas!

—No sé qué significa “joder” para vosotros— apuntilló el andorano —Pero por lo que percibo, debe ser algo parecido a nuestro “siterca”, noto tus constantes vitales disparadas y cómo empiezas a acariciar mi mente.

Berni respiró profundo e inició un rito zen. Necesitaba controlar su psique.

Tras desembarcar y mirar a su alrededor para ubicarse, en su campo visual se desplegó un minimapa de la dársena y los accesos, marcándole en camino a Aduanas, además de una lista de datos, todos ellos facilitados por la IA de la nave. En cuanto se orientó, dejó de prestarles atención y desaparecieron, quedando solo un pequeño punto de luz en la parte superior izquierda.

Quería terminar cuanto antes, marcharse y dejar el menor rastro posible de su paso por aquí. Naves militares encubiertas no suelen ser bien recibidas. En la dársena de embarque se podían ver grupos de virrpinos militares y a él, nadie más. Al mirar a uno de esos individuos de casi dos metros y medio, cuatro brazos y una armadura de combate que parecía viva, el puntito se desplegó para informar sobre la especie, concretamente sobre la naturaleza quitinosa y exoesquelética de esas armaduras. Desvió la vista hacia la puerta donde parecía que tenía que ir antes de que alguna de esas moles se inquietase. Otro mensaje entró en su campo de visión. «Funcionarios virrpinos pertenecientes a clases altas. Cuidado…» Berni, impaciente, cortó el mensaje mientras entraba en la sala. No quería distracciones. Tras cerrar la puerta, miró al frente y se encontró a dos virrpinos vestidos con ropas civiles. Uno de ellos poco menor que el militar, esbelto, con un rostro sin boca y otro bajo, achaparrado, con ropas funcionales y con boca. Fue él quien se dirigió a Berni.

¿Cinno virrp opidalae’ruk?

La traducción apareció en el campo de visión.

—Necesitamos repostar, solo haremos escala.

Tras unos segundos, el pequeño volvió a hablar.

— ¿Pelor’ruk bieodonnör’ruk suub’virrp?

—La IA me ha informado. Cuando planteé la ruta no tenía conocimiento de esto.

El tono de la pregunta molestó bastante a Berni, tanto que le pilló con las defensas psíquicas bajas e intentó tocar la mente del funcionario pequeño. No pudo casi ni acariciarla porque sintió un fuerte asalto mental que casi lo lanzó contra el suelo.

Sonaron alarmas, la habitación se inundó de una luz roja. Berni comenzó a escuchar pasos pesados acercándose.

«La he cagado otra vez».

El último deseo de Geralt

 

El artículo original es lo que viene tras este párrafo, pero tras la salida en Netfix de la serie de The Witcher, creo que puede ser útil decir que algunos relatos de este libro forman parte de la primera temporada. Y no creo que sea el último deseo de Geralt que se quede aquí, ni creo de los lectores de la saga.

Resumen de “El último deseo”

«Geralt, el brujo, está recuperándose de las últimas heridas sufridas por una estirge en el santuario de Melitele. La semilla de la verdad parece que ha germinado en su interior y Nenneke no considera que su presencia sea un mal menor para el templo, sino una necesidad de actuar sobre su salud. No es cuestión de precio, sino de futuro y Geralt, aún habiendo viajada hasta el confín del mundo para ver lo increíble junto a unos elfos, tuvo que dar su último deseo a una hechicera.»

Este es uno de los libros de mi reto 30 en 12, creo que el primero que he terminado. La lista de estos 30 libros la tengo en Goodreads.

¿Cómo llegué a este libro?

Buen elemento el de la portada

Las recomendaciones de un amigo muy fan del videojuego fueron lo que me inclinaron a comprar los dos primeros libros de la saga de Geralt de Rivia, pero realmente no fue lo vehemente que fue con las recomendaciones, sino que fuese una persona que lee muy poco y que este libro le hubiese hecho cogerse varios de la serie y explorar otros autores, que me ha recomendado también como Rothfuss. Así que si tiene poder para que un jugador de videojuegos nato lea y deje el mando de lado, ¿qué tendrá el libro en su interior?.

Un misterio

La compra fue un regalo de reyes.
Cuando lo comencé, me resonaba una apreciación sobre el libro que mi amigo me había hecho “Es el primero y no son historias seguidas” me dijo, o algo así. Lo dicho, a la mitad del libro lo dejé. ¿Por qué? No lo sé, no me aburría, me parecía fácil de leer, hasta divertido en ocasiones pero se quedó un buen rato en la mesilla de noche. No recuerdo exactamente qué fue lo que cogí para leer en vez de este Último deseo, miento si, dos pesos pesados, El imperio final y Los Héroes. Los cuales, encima, ahora están parados. Bueno, no, El imperio final es el siguiente para la mesilla.

Mira que soy poco constante. Bueno, el caso es que lo retomé hace poco y en dos plís me lo terminé. Cerca del final del libro me vino el comentario que me hizo mi amigo, es decir, recordé ese detalle porque llevaba un rato pensando que el libro era un conjunto de relatos cortos. Con esa idea me metí en internet y descubrí que realmente este libro está considerado como una antología de relatos cortos donde se presenta al protagonista.

Cierto, se presenta al prota y personaje principal pero presenta más cosas y a mí me surgió una pregunta: ¿Fueron primero los relatos y luego el libro junto con los interludios que los intenta unir o realmente se planificó el libro de esta forma?, es decir, ¿qué fue antes, el huevo o la gallina? (a esta última pregunta siempre respondo lo mismo parafraseando al mejor profesor que he tenido “el huevo, pero no de ave”).

El escaparate

Este libro lo he vivido como un escaparate, una forma interesante de decir “¡Eh!, lector, mira todo lo que te vas a encontrar si te sumerges en estas aguas”. En los relatos, todos enfocados en Geralt, se puede ver quién es este personaje, su oficio, parte de su personalidad, motivaciones, un poquito de su origen, bastante de su pasado.

Pero también se ven pinceladas del mundo, de la región más bien, también queda clarísimo que es un mundo de alta magia, las especies existentes, la organización de la sociedad, la época histórica y también dejan claro que hay un cambio de paradigma. Vamos un escaparate inmejorable para que un lector curioso que se acerque sin saber muy bien qué hay en esa tienda, le quede clarito. Eso no quita que después todo vaya cogiendo más profundidad, espero porque seguiré leyendo libros de esta saga.

Imagen promocional del juego de The Witcher 3 Wild Hunt.

La magia

De lo que recuerdo, no suelo ser de tomar notas (mal, Sergio, mal), en el libro se presentan varios tipos de magia, y con tipos me refiero quizás más a profesiones que utilizan la magia que al tipo de magia en sí porque en el último relato, el que da nombre a la antología, creo que queda claro que es un tipo de magia de canalización de energías.

Tenemos a los brujos que son capaces de realizar hechizos pero también canalizar la magia a través de símbolos de poder gesticulados y mediante pociones que otorgan capacidades impresionantes a éstos, después tenemos los típicos hechiceros y druidas, que canalizan la energía de la Naturaleza a través de conjuros y hechizos. Y por último está la magia clerical, aquella que canaliza la energía a través de la fe y las oraciones.

La magia asociada a los brujos es la novedad, se ve que es una magia alquímica además de hechiceril que puede ser muy interesante.

Términos, términos

Una cosa que en notado durante la lectura ha sido la utilización de términos muy asociados a la ciencia y conocimiento biológico, como por ejemplo hormonas y neurotransmisores, que me sacan completamente de la lectura, del ambiente.

Se me hace muy difícil aceptar que en un mundo mágico-medieval, sean capaces de saber de la existencia de moléculas tan pequeñas, complejas y específicas. Y ya no digo nada que encima sepan qué hacen y cómo actúan.

Desde mi punto de vista, o el traductor no encontró términos mejores para realizar la traducción o el autor decidió utilizar esos términos y conceptos, cosa que a mí, no me gusta.

También se puede leer que el autor ha tomado ideas de cuentos clásicos, cuentos para niños pero que les ha dado un enfoque diferente, más acorde con el ambiente de su mundo, como por ejemplo el de la Bella y la Bestia, que lo aborda en el relato «La semilla de la verdad», pero sinceramente, debo ser muy despistado porque, mientras lo leía, me daba un regusto a algo conocido, pero no fui capaz de encontrar las semejanzas e inspiraciones de uno en el otro.

Unas buenas reseña de este libro se pueden leer aquí, en El Caballero del Árbol sonriente y en El Rincón de Cabal

Mapa: Dibujado para el juego de CD Projekt, The Witcher, todos los derechos reservados

Los exponentes actuales de la fantasía

Para poder ser un buen profesional, de lo que sea, creo que se necesitan cumplir, al menos, dos premisas: formarse en el campo donde se quiere desempeñar un trabajo e informarse del campo como tal.

En el caso de una persona que quiera escribir literatura fantástica, ha de conocer las bases de la escritura, no vale con sentarse, coger el papel y boli o el ordenador y soltar palabras así, a bote pronto y según termina, publicar tal cual. Eso no es ni escribir ni publicar ni ser escritor. Se necesita conocer las bases de la escritura, las reglas, mecánicas, formas, estructuras y pasos a seguir, es decir, invertir un tiempo importante en formarse.

Pero también es muy importante conocer el género, la esfera donde vas a meter la cabeza, qué cosas hay dentro de esa habitación donde el letrero de la puerta pone “Fantasía”, “Histórica”, “Romántica” o lo que uno elija. Y es importante porque de este modo se puede llegar a saber quienes están ahí, qué tipos de novelas son las que más se mueven, qué estilos gustan en general, qué público objetivo hay, cuales son los referentes que te puede servir (o evitar). También entrando de puntillas puedes ver la dinámica del género, qué editoriales o sellos hay, cuales son los que más te gustan, cuales lo que menos, cómo son las portadas, títulos, maquetaciones que se utilizan. Vamos, un sin fin de cosas que pueden abrumar y que dependiendo de lo perfeccionista que sea uno, serán valoradas poco a poco o todas de golpe antes de hacer nada.

Tolkien está aquí

En mi caso, me he dado cuenta, ya desde hacer un tiempo, que estaba desfasado. Si, yo estaba anclado a los escritores de fantasía que conocí en mi adolescencia y juventud, de forma que mi foco estaba bastante cerrado. Y de todos ellos son cuatro de los que tengo libros y he leído, J.R.R. Tolkien, Michael Moorckoc, R.A. Salvatore y la pareja M. Weiss y T. Hickman. Como podéis ver son unos clásicos y además los dos primeros fueron mis primeros autores leídos en mi adolescencia, por lo que me marcaron. Tanto ese pequeño hobbit perdido dentro de una montaña como ese atormentado albino que no hace una a derechas fueron los dos primeros personajes de fantasía que poblaron mi imaginación.

Después, gracias a una ruptura amorosa, conocí a Tad Williams y su serie Añoranzas y Pesares. Es una anécdota que me parece muy adorable ahora pero que en su momento, no me hizo ni pizca de gracia. La chica con la que estaba sabía que me gustaba leer este tipo de lecturas y encontró una forma “curiosa” de decirme que ya no quería seguir conmigo: fue regalándome La Roca del adiós, el segundo volumen de la serie. Me costó más olvidarla que tener todos los volúmenes y leérmelos. En fin, amores de juventud.

El hecho es que esa hornada de autores y libros son un buen exponente de la literatura del siglo pasado (¡qué lejano suena! pero cierto), que ayuda a comprender cómo se fue formando este género porque por ejemplo, las Crónicas de la Espada Negra, la serie de libros del Multiverso de Moorcock protagonizada por Elric, tienen todos una misma estructura y pueden llegar a ser hasta aburridos en esa época… y ahora mismo también. Si un lector joven se acerca a ellos sin informarse antes sobre el multiverso y demás, seguro que al segundo libro los deja por aburridos y repetitivos, porque al pobre Elric en todas sus andanzas le ocurre siempre lo mismo, no voy a destripar nada por a alguien le pica la curiosidad.

Al darme cuenta de la situación y del aburrimiento que tenía sobre estas novelas, allá por el 2008 y pico, un amigo me recomendó Juego de Tronos. Al principio no pasé ni de la mitad del primer libro, todavía no tenía la cabeza para esas jarandajas.

La tétrada que siempre se nombra

El hecho de no conocer autores de fantasía, bueno concretando, de fantasía épica, me hizo preguntar, indagar y he llegado a tener conocimiento de cuatro autores que, tras oír sus nombres de bocas de amigos, ahora los encuentro por todos los lados, en especial en las estanterías de la parte del género de fantasía de las librerías y éstos son los cuatro jinetes de la fantasía o mejor dicho la Tétrada.

Y aquí la batería de libros…

G.R.R. Martin

El primero que conocí y que después ha llegado hasta los rincones más insospechados de este mundo gracias a la caja tonta… digo televisión, es George R. R. Martin con su serie de libros Canción de Hielo y Fuego. De este autor he leído hasta Tormenta de Espadas teniendo pendientes Festín de Cuervos, Danza de Dragones y Fuego y Sangre. Su estilo está clasificado dentro del subgénero o etiqueta GrimDark, cosa que no comparto del todo, pero bueno. Su bibliografía es extensa y toca otros palos además de la fantasía, como por ejemplo la ciencia ficción. Creo que es el máximo exponente por la serie de Juego de tronos en la actualidad, pero en el “mundillo de la fantasía” el resto de la tétrada creo que no tienen nada que envidiarle.

Patrick Rothfuss

Por orden de descubrimiento, el siguiente es Patrick, pero he de decir y con bastante vergüenza que tengo El nombre del Viento en la estantería y que no he empezado a leer. Este autor es nombrado casi de seguido del siguiente y si bien no parece tener muchos libros escritos, tiene una legión de seguidores. Habrá que investigar por qué (vamos, leerme de una puñetera vez sus dos libros).

Joe Abercombie

Lo descubrí a la par que el siguiente. Joe, más prolijo que el anterior en cuanto a escritos pero menos que Martin, es un escritor que comencé a leer con Los Héroes. Este libro trata sobre una contienda y se centra en una batalla. Se encuadra también dentro del subgénero Grimdark y en este caso, solo con lo poco que he leído, estoy totalmente de acuerdo con la etiqueta. Además suele ser recomendado como ejemplo para describir batallas, yo en este aspecto tengo leído a Martin y a Tolkien, así que podré comparar. El caso es que Los Héroes lo voy a dejar de leer por el momento porque investigando (y el regusto que me dejaba el propio libro mientras avanzaba) he llegado a saber que forma parte de un “algo” mayor, y es verdad, es un spin off de la trilogía La Primera Ley, y ya he adquirido el primero de la trilogía para leerlo, La voz de las espadas.

Brandom Sanderson

Llegó de la mano de Abercrombíe y fue porque me propuse salir de mi zona de confort. Estaba en una de las tiendas de esa famosa cadena de librerías, mirando la estantería de fantástica, llevando la vista a los autores de siempre y miré en el móvil autores de fantasía, y estos dos me salieron de los primeros. Busqué dos libros que no formasen parte de una serie o trilogía y los compré. No quería tener ningún libro de un tema inconcluso en casa si no me gustaba el autor. Me salió rana con Joe, pero con Brandom no y lo que encontré me encantó, de hecho, la primera reseña de este blog es de dos relatos suyos, ésta por si queréis echarle un ojo. El estilo me quiere recordar más a fantasía épica que Grimdark. Si es adulta pero yo no veo Grimdark. De este autor estoy a menos de la mitad de El Imperio Fínal, primera novela de la trilogía Nacidos de la bruma. Además es un hombre muy conocido en el ámbito fantástico por trabajarse mucho los sistemas de magia de sus novelas y por tres “polémicas” leyes sobre la magia y los sistemas de magia. Yo las he leído en estas tres entradas (en el blog Fantifica se pueden consultar) y con sinceridad, me parecen de lo más cabal que se puede decir.

Andrzej Sapkowski

Este quinto autor, creo que es necesario ponerlo por ser el autor creador del un personaje interesante, Geralt de Rivia, cazador de brujas y mejor persona. Andrzej llegó por una intensa campaña sobre su trabajo a través de dos frentes, sus escritos y los juegos de consola u ordenador que se bebía un buen amigo. Por su intensidad en la recomendación decidí cogerme los dos primeros libros de la saga y después flipé con la cantidad de libros que ha sacado y el desarrollo del mundo, a parte de los juegos de ordenador. Tanto ha sido ese desarrollo que hasta tiene varios juegos de mesa y uno de rol. Los libros que tengo son El último deseo a la mitad y La espada del destino pendiente.

En España

Todos los derechos reservados del autor de la imagen y portada

Como podréis ver, los deberes de cara a autores internacionales los llevo a medias, conozco a lo que se considera la punta de lanza y referencia aunque no tengo leído todo lo que hay que leer, pero si miro en nuestra piel de toro, bueno, no conozco autores destacados españoles, vergüenza me doy de mi mismo. Tanto en librerías como en una búsqueda en internet he podido conocer a Aránzazu Serrano con Neimhain, también un artículo en Xataka donde presentan a seis escritoras de fantasía y en el Fogón una relación de escritores de fantasía juvenil.

Por lo que solo se puede solucionar esto volviendo al principio de la entrada: haciendo los deberes, formándome más leyendo a autores españoles.

Así que si tenía planeado 30 libros para este año, ese planning, como se puede ver e intuir, hace aguas por todos los lados y además necesita de incorporaciones.

Saludos y besos a todas y todos.