Dentro de la literatura fantástica hay varios hitos que de un modo u otro hemos llegado a conocer. Uno de ellos son las novelas de J.R.R Tolkien, donde dos personajes, Gandalf y Bilbo tienen una importancia muy grande.

La relación de estos dos personajes se forja en la novela llamada El Hobbit. Es una novela que Tolkien escribió, si no tengo entendido mal, pensando en un cuento para sus hijos cuando eran niños, por lo que se podría considerar una novela de fantasía infantil. Hoy en día, por lo que se plantea en su interior, creo que se puede seguir considerando desde esa óptica pero muchos padres no se lo leerían a sus niños de 8 a 12 años. Yo si lo voy a intentar.

Seguir leyendo